Por Irene Cereceda
15 noviembre, 2016

“Antes de la operación estaba cansado y preocupado y ahora estoy radiante porque Carolina me ha regalado una vida nueva. Gracias”.

Hay distintas historias de amor. Algunas que son muy románticas, parejas que viven una vida feliz y otras, que son insuperables y a mi parecer, la historia que contaré a continuación es una de esas. Y es que esta familia ha tenido la fortuna de tener a puras mujeres valientes, ya que han sido capaces de arriesgar su salud, para salvar las vidas de los hombres que aman.

Óscar Durán “Uka” es un español con insuficiencia renal. Esta enfermedad la heredó de su padre, quien también sufre el mismo problema. Óscar esta casado con Carolina, una valiente y saludable mujer y junto a ella tienen un hijo de tres años.

11800411_10205174975550753_9175283972882497541_n
Facebook

A Óscar le informaron que tenía insuficiencia renal a los 20 años, sin embargo, no fue hasta los 30 que empezó a causar problemas. Al igual que su padre, este chico debía someterse con urgencia a un trasplante para evitar las diálisis y no deteriorarse esperando. 

Carolina, no dudó y decidió donar el riñón para su esposo. Anecdóticamente, su suegra, madre de Óscar, también había tomado la misma decisión hace un tiempo atrás donando un riñón para el padre de este chico.

Ante esto, Óscar no podía estar más agradecido y cuando se confirmó que eran compatibles, su emoción fue aún mayor.

“Ya hay que tener suerte en una pareja para que, además de compartir los gustos musicales y las aficiones, compartamos el mismo grupo sanguíneo y tengamos riñones compatibles”.

scar Durán-vía El País

El día de la operación, ambos despertaron bien. Óscar estaba muy agradecido y sólo quería ver a su esposa. Caminó, estando muy débil aún, hasta la habitación de ella. Pidió ayuda a unas enfermeras para que lo sostuvieran y le dio un beso.

“Puede que fuese un beso ortopédico y poco íntimo, pero fue un reencuentro de película”.

scar Durán– vía El País

1478713077_638635_1478864504_noticia_normal
Fuente

Después de una semana en el hospital, les dieron el alta y tuvieron el reencuentro con su hijo a quien le habían dicho que se encontraban de viaje. 

A partir de ese momento, Óscar reflexiona de la siguiente manera:

¿Hay alguna manera de agradecer a Carolina lo que ha hecho por nuestra familia? Podría convencer a mis compañeros en Eladio y Los Seres Queridos, la banda en la que soy bajista para que le dedicásemos una canción. Podría llevarla de viaje a su rincón preferido. O invitarla a cenar durante un mes entero. Podría hacer muchas cosas, pero todas se quedarían cortas”.

scar Durán– vía El País

Óscar sabe que su esposa está feliz sólo con el hecho de que él se encuentre saludable y pueda disfrutar de su juventud y de la familia que han formado. 

“Antes de la operación estaba cansado y preocupado y ahora estoy radiante porque Carolina me ha regalado una vida nueva. Gracias”.

scar Durán– vía El País

La historia de Óscar y Carolina tuvo un hermoso y feliz final. Ojalá muchas historias que involucran a personas que necesitan donantes terminaran así. Por eso es muy importante tomar consciencia en cuanto a la donación de órganos, pues con un cambio de mentalidad muchas vidas podrían ser salvadas.

Un aplauso para esta hermosa pareja.

Y tú, ¿eres donante?

Puede interesarte