Por Teresa Donoso
18 agosto, 2016

«Eramos el uno para el otro».

Un accidente de avión de la Fuerza Aerea uruguaya dejó dos muertos. Uno de ellos era el teniente segundo Cristián Javier Esteves Rivas de sólo 24 años. Estamos tan acostumbrados a leer este tipo de noticias, que pocas veces nos ponemos a pensar en la gente que estas personas dejan atrás. En el caso de Cristián, él tenía una familia maravillosa y una novia que lo amaba mucho.

Fue ese sentimiento lo que motivó a Ximena Rivero, la novia de Cristián, a escribir una sentida carta en su muro de Facebook donde nos invita a conocer a su ‘Javier’ (ella lo llamaba por su segundo nombre) y a dejar un poco de lado la imagen “del ‘Cristián militar’, el ‘Cristián piloto’ y el ‘Cristián amigo’”.

14068265_1142902565767271_3224198511155207827_n
Ximena Rivero

«Les cuento un poquito de lo que fue una hermosa historia de amor verdadero, porque capaz la mayoría de ustedes conocen al ‘Cristian militar’, al ‘Cristian piloto’, al ‘Cristian amigo’. Pero yo conocí al ‘Javier (porque así prefería llamarlo) novio, amoroso, mejor amigo, compañero, guerrero, trabajador, estudioso, humilde, esforzado y puedo seguir con muchos más calificativos».

Su historia comenzó en 2009, cuando se encontraron en una fiesta por el Día de la Salud al que ella había asistido con su abuelo y él con su madre. Al ser los únicos jóvenes del grupo, pasaron gran parte de la velada juntos.

13939502_1142902695767258_1045447912655657201_n
Ximena Rivero

«Cuando llegó la hora de bailar él me invitó, no les voy a mentir, no era un pibe que me atraía demasiado pero bueno, era lo que había jaja. Bailamos prácticamente toda la noche y él nunca se animó a preguntarme el nombre, ni siquiera a decirme una palabra (por lo que hasta ahora nos reíamos y según él era porque de verdad le gusté y estaba con miedito). Después cuando me fui ni nos despedimos, y me contaba él que me buscó desesperado..así que decidió pedirle a su madre que consiguiera mi número con mi abuelo ya que eran compañeros de trabajo, pues si gente..mi abuelo hizo los ‘ganchitos'».

Ella tenía sólo 13 años y él 16. Desde ese momento comenzaron a escribirse, él le juraba amor eterno y ella no le creía mucho. Así pasaron dos años y volvieron a encontrarse cuando Ximena tenía 15 años, en su primer baile:

“Así se pasaron 2 años, cuando en mi primer baile, ya con 15 años, quién estaba? sí, el señorito Cristian, yo con un vodka con pomelo encima estaba bailando, de repente se me acercó un muchacho (…) y me preguntó «vos sos Ximena? y le dije que sí.. Así que fue y se lo confirmó a Cristian, el cual se me acercó, le pidió a Andressa quien estaba conmigo, nos apartamos de allí y después de una charlita nos dimos nuestro primer beso.”

Aún así, siguieron sin ser novios, encontrándose y «desencontrándose» varias veces a lo largo de un año.

Ximena Rivero
Ximena Rivero

«En todo ese tiempo de va y ven cada uno tuvo sus encuentros y desencuentros, pero los 2 sabíamos que éramos el uno para el otro«.

Cuando se reencontraron por tercera vez, Cristián le dio un ultimátum:

“Y así sucedió, un año después, nos vimos un par de veces y la tercera me dijo «o me llevas a tu casa o esto termina acá», como quien dice, me puso entre la espada y la pared. Yo no me esperaba eso, le pedí que me diera 1 mes para supuestamente preparar a mis padres, porque sería la primera a traer un novio a casa, pero en realidad era para prepararme a mí jaja.”

Así comenzó su noviazgo de 4 años y 4 meses y 10 días, cuando después de un mes Cristián llegó a su casa con el uniforme puesto:

“Él entró a mi casa todo uniformado, hecho un príncipe, y yo no me animaba a salir de la cocina para ir hasta la sala a verlo, y con su simpatía y cara dura se sentó a charlar con mi madre, al rato fui a verlo y así empezó nuestro noviazgo de 4 años, 4 meses y 10 días”.

Ella vivió muy de cerca el arduo entrenamiento de Cristián, especialmente cuando charlaba con él por teléfono cuando le tocaba quedarse de guardia en las frías madrugadas.

Ximena Rivero
Ximena Rivero

“Desde que mi gordi era cadete de 2º año, yo lo acompañaba en cada guardia, horas y horas charlando por cel en las madrugadas para que él pudiera soportar de una manera menos difícil el frío y el cansancio, lo acompañé en cada etapa, lo viví junto a él, porque me lo contaba todo con tanto detalle (…)».

Cuando a él lo transfirieron a Durazno, Uruguay, ambos se alegraron pues eso significaría que estarían más cerca. Comenzaron a verse más seguido, a salir más, a pensar más horas en su futuro juntos.

Nosotros ya nos considerábamos una persona sola, donde iba uno iba el otro, lo que hacia uno hacia el otro, si yo tenía compromisos él me acompañaba, y si él los tenía yo también. Nuestras familias se trasformaron en una sola, él nos unió, el tenía ese don, juntar, divertir y agradar a todos los que lo rodeaban”.

Ximena cuenta que desde hacía un tiempo venían hablando de vivir juntos, de formalizar su relación, de tener hijos y de formar una familia.

Ximena Rivero
Ximena Rivero

“Justamente el domingo pasado él me dijo de su forma dulce y al mismo tiempo firme «gorda, vamos a poner los puntos sobre las íes, porque no puede ser que sigamos separados tanto tiempo! prepárate.» Estuve toda esta semana pensando en qué íbamos a hablar, cómo íbamos a solucionar todo, fechas, casa, compromiso, casamiento, hijos…

A pesar de lo triste y desgarrador del desenlace, Ximena agradece lo que tuvo a pesar de que parte de su futuro le fue arrebatado.

“Esto no se pudo concretar, pero le agradezco a Dios que me haya permitido conocer a esta persona tan hermosa, tan buena, que me amaba tanto como yo a él, siempre me dijo «yo soy tuyo y tú eres mía por siempre””.

Ximena finalizó esta hermosa y emocionante carta pidiéndole a la gente que disfrute de la compañía de sus seres queridos y que aprovechen cada segundo y cada instante de su compañía.

“Así, que les pido, que tanto con sus parejas, amigos, familia, disfruten, disfruten!! aprovechen cada momento juntos, nunca van a pensar que les va a tocar a ustedes, pero pasa. Cristian y yo, siempre lo disfrutamos, sin saber que esto nos iba a pasar, cada minuto, cada momento, cada TE AMO, y siempre observamos a otras parejas, que pudiendo estar juntas todos los días, no lo hacían, y nos preguntábamos «cómo pueden?», pues estoy segura que fuimos un ejemplo a seguir para muchos”.

No hay como evitar sentir dolor, alegría, tristeza y amor todo al mismo tiempo al leer su carta y conocer su historia. Está más que claro que Ximena es una chica fuerte y no se puede hacer nada más que desearle lo mejor y mandarle mucha energía y luz para que siga su camino.

Si quieres leer la carta completa, no dudes en revisarla en su perfil de Facebook haciendo click aquí.

Puede interesarte