Por Ignacia Godoy
11 noviembre, 2016

Un perro o un gato no era algo que ella quisiera.

A veces nuestras mascotas nos dan todo el amor que un ser humano nunca nos dará. Un perro, un gato, una tortuga, un hamster, hay muchas opciones de amigos animales que se encargan de darte alegría y ser tus amigos cuando más lo necesitas. Hasta pájaros cumplen esta función, solo que cuando digo pájaros me imagino algo así como un canario.

Pero esta chica se imaginó algo muy distinto. Urracas. Esas aves negras con un pico largo y ojos amenazadores como que te sacarán los órganos tal y como pasó en la película de Alfred Hitchock. Ella se hace llamar así misma la Magpie Whisperer y tiene más de 28 de estos animales en su patio trasero.

¿Cómo empezó todo esto? Magpie sufría de ansiedad, pasaba la mayor cantidad de tiempo encerrada y no veía la luz del día. Una tarde una urraca se paró en su jardín y Magpie le dio comida. Luego esta volvió, pero con amigos. Magpie cada vez tenía más prospectos aves en su casa y cada vez eran más amigables con ella.

Ahora son sus mejores amigos, los acaricia, da de comer, juega con ellos y hasta los besa.

Todo lo documenta en sus redes sociales y tiene más de 70.000 seguidores que ven sus días con las aves.

Bien por Magpie que ha superado el terrible padecimiento que tenía. Los animales son mucho más de lo que podríamos esperar.

Puede interesarte