Por Francisco Armanet
12 septiembre, 2016

“Él me quiere de vuelta en Guinea para poder comer mis propios testículos”.

Teodoro Obiang Nguema tiene 74 años de edad y ya lleva 35 como presidente de Guinea Ecuatorial, el país más rico de África donde, sin embargo, abunda la pobreza y la miseria. Corría 1979 cuando el político tomó el poder luego de derrocar y asesinar a su tío Francisco. Fue un golpe de estado, no cabe duda. Sin embargo, con el paso del tiempo Teodoro ha ido “validando” su poder en las elecciones democráticas. Aunque es sospechoso, las estadísticas señalan que el mandatario ha alcanzado un porcentaje de aprobación superior al 90 %. Instituciones internacionales aseguran que dichos números han sido manipulados y que Obiang Nguema tiene engañado a su pueblo, aunque, según aseguró Mirror, esa no sería su falta más grave.

Getty
Getty

El presidente de Guinea Ecuatorial es conocido por ser uno de los dictadores más temidos del planeta y ha sido acusado de cometer delitos como estafas, corrupción, abusos y cientos de violaciones a los derechos humanos, entre ellas, torturas y asesinatos. Prestigiosas instituciones como Amnistía Internacional y la propia delegación de los derechos humanos de la ONU, le han atribuido todos  estos crímenes a Teodoro. Sin embargo, estas organizaciones no han logrado excluirlo de sus reuniones. En primer lugar por la “legitimidad” de su mandato, y en segundo porque el país que gobierna es, gracias a su enorme reserva de petróleo, una de las mayores riquezas del mundo.

Getty
Getty

Un sinfín de insólitos y controversiales casos han tenido a Teodoro como principal protagonista. Su familia ha sido fuertemente cuestionada por enriquecerse de manera ilegal y su hijo, Teodorin Obiang Nguema,  que es vice presidente del país, enfrenta actualmente demandas por corrupción y blanqueo de activos en Francia. Sin embargo, estos son sólo detalles a la hora de develar quién es verdaderamente el presidente de Guinea Ecuatorial.

Teorodin Obiang

Getty
Getty

Según el principal líder de la oposición, Severo Moto, estamos hablando de un verdadero caníbal. Sí, leíste bien; Caníbal.

Severo Moto…

Youtube
Youtube

Según Moto, los crímenes y delitos por los que se le acusa a Teodoro, están lejos de revelar su verdadera identidad.

“Él se devoró un comisario de policía. Yo digo que devoró porque este comisionado fue enterrado sin los testículos ni el cerebro. Él me quiere de vuelta en Guinea para poder comer mis propios testículos”, reveló el líder oposicionista, según consignó Mirror.

Getty
Getty

Además, algunos han señalado que el dictador cree verdaderamente que tiene poderes divinos.

“Él cree que puede decidir matar a alguien sin dar cuenta de nada ni a nadie y sin ir al infierno por dice que está en contacto permanente con el mismísimo Dios, y es él quien le da todo su poder y fuerza”, señaló un ex colaborador que, por motivos obvios, reservó su identidad.

¿Qué opinas al respecto?

 

 

Te puede interesar