Por Francisco Armanet
7 julio, 2016

«Les pidieron a todos que leyeran el Corán y rápidamente se percataron que Faraaz…».

Hoy en día no es extraño levantarnos y ver cómo las noticias nos llenan de información acerca de atentados terroristas que ocurren a lo largo de todo el mundo. Se dan en los lugares menos pensados y son miles las personas que han sufrido daños severos e incluso la muerte producto de las intenciones malignas de otros. Es injusto y es terrible, pero es la realidad. Lo que, sin embargo, pocas veces hemos visto, es a personas que decidan permanecer en un lugar de peligro con tal de ayudar o salvar a quienes quieren. Faraaz Hossain, por ejemplo, fue un de ellos.

En los atentados de Dhaka, este joven de 20 años fue liberado del lugar donde los terroristas habían tomado de rehén a decenas de personas. Él era musulmán y gracias a que sabía leer el Corán, fue de dejado en libertad. Corrió una suerte que muy pocos tienen, pero él no la tomó. En vez, decidió quedarse junto a los 2 amigos con los que estaba a fin de acompañarlos y protegerlos de la manera en que pudiera. Sí, tenía sólo 20 años, pero el heroico acto que llevó a cabo ha sorprendido hasta a las personas más sabias y valientes. 

Image Source
Image Source

Estaba en un restaurante y esperaba a que llegara un cuarto amigo cuando, de pronto, los terroristas irrumpieron en el lugar. Les pidieron a todos que leyeran el Corán y rápidamente se percataron que Faraaz podía hacerlo sin problema. Él era musulmán y los atacantes empatizaron con él. 

-Puedes irte. -Le dijeron,  pero Faraaz decidió quedarse para acompañar a sus amistades. Todos correrían la misma suerte.

Image Source
Image Source

Su hermano, Faraiz, se refirió a lo ocurrido.

«Por lo que tengo entendido, mi hermano tenía permitido irse del lugar del ataque. Pero él había ido allá con sus amigos y no quiso abandonarlos. Les preguntó a los terroristas qué harían con ellos, y al no obtener respuesta, decidió quedarse. Los musulmanes supuestamente no creen en la violencia. Mi hermano era un verdadero musulmán y por eso decidió quedarse ahí. Probó serlo de verdad».

Tristemente, su decisión no tuvo un desenlace feliz ya que los terroristas terminaron asesinando a todos los rehenes, incluido Faraaz. 

Image Source
Image Source

Su hermano dijo que él era muy sensible con las otras personas y que siempre tenía cuidado con la reacción que sus conductas podían tener en el resto de las personas. «Siempre daba un paso extra para asegurarse que todos estaban contentos».

¿Qué opinas acerca de la actitud de este joven?

Puede interesarte