Por Vicente Quijada
10 octubre, 2018

En tanto, McGregor busca revancha y el ruso pone sus condiciones para que eso pase. ¿Los veremos otra vez en el octágono?

La anunciaron como la “pelea del año” y cumplió con las expectativas. El combate entre Conor McGregor y Khabib Nurmagomedov dejó a todos sorprendidos, y no sólo por la victoria del ruso luego de cuatro asaltos en que machacó a su rival, sino que también por los bochornosos sucesos que vinieron tras dicho triunfo. 

Con Conor derrotado, el luchador de origen daguestaní cargó contra Dillion Danis, su entrenador, quien se habría dedicado a insultarlo antes y durante la pelea con fuertes apelativos como “maldita rata musulmana“, según informó TMZ Sports. Khabib saltó la reja y fue a pegarle directamente al susodicho, generando una gresca que se amplió incluso hasta el octágono, con algunos compañeros de Nurmagomedov agrediendo a McGregor.

Producto de la batahola debieron ingresar fuerzas policiales, quienes detuvieron a los protagonistas del incidente y calmaron las aguas. Aún así, Khabib quería su -merecido- cinturón de campeón de peso ligero y así se lo exigió a Dana White, presidente de la UFC. “Dame mi cinturón y luego pueden arrestarme si quieren”, le decía convencido, mientras el empresario le explicaba que, por motivos de seguridad, no era lo más adecuado.

Es más, a ello se le sumaba una eventual sanción de la Comisión Atlética de Nevada en contra de Khabib debido a los hechos posteriores al combate, por lo que podía quedar suspendido y sin la posibilidad de defender su título.

https://www.instagram.com/p/BouZw2_n-L6/?utm_source=ig_embed

Sin embargo, y aún sin veredicto desde dicha organización, finalmente le entregaron su trofeo al ruso, quien lo lució mediante una curiosa y amenazante publicación en sus redes sociales. “Dana White tienes suerte de haberme dado mi cinturón, ya que de no hacerlo se dónde estacionas tu coche y te lo hubiera destrozado”, espetó el luchador, quien aparece sentado con el título y su tradicional gorro sobre un lujoso BMW, probablemente del presidente de la UFC.

Irónico o no, la amenaza no deja de ser preocupante, más considerando la actitud que demostró Khabib en el T-Mobile Arena de Las Vegas, y más aún con una sanción en curso. “Algunos dicen que reaccioné mal. Yo quiero decir lo siguiente: las águilas no se sientan en una jaula. Se lo mostré a él -McGregor- y a su equipo”, afirmó desafiante el campeón invicto en su regreso a Rusia, demostrando que su carácter no es una broma.

El irlandés, en tanto, ha publicado algunos mensajes que tienen como objetivo una sola cosa: revancha. “Buen golpe. Espero la revancha”, escribió sin dejar espacio a las dudas, y luego aún más desafiante, afirmando que “la guerra no había terminado”. 

“Me llamó con ganas de revancha. Veremos qué pasa con Khabib y qué sigue”, manifestó por su parte White. “Tony Ferguson se vio increíble -le ganó a Pettis en el combate previo de la UFC 229- y los dos estuvieron alineados en tres ocasiones diferentes para pelear y no pudo suceder. Veremos”, exclamó, dejando la puerta abierta para el próximo rival del daguestaní.

Pero, ¿qué opina él? Su amigo Luke Rockhold no lo descarta, pero asegura que, para que eso pase, la UFC deberá desembolsar una gran cantidad de dinero.”Si quieren revancha tendrán que pagar el que será probablemente el mayor cheque de pago en la historia de MMA. Khabib exigirá un número récord”, aseguró el estadounidense.

AP

Cabe recordar que McGregor se llevó $3 millones, mientras que su rival, campeón invicto incluso, sólo $2, los cuales aún están retenidos por la Comisión Atlética de Nevada, amen al incidente. ¿Habrá revancha?

Puede interesarte