Por Lolita Cuevas-Avendaño
22 septiembre, 2016

Sus ventas se dispararon luego de que la noticia se difundiera en Facebook.

David Christopher, mejor conocido como «tío David», es un hombre de 65 años de edad que vive en los alrededores de Kuala Lumpur, Malasia. Es bien conocido por los comerciantes y habitantes de la zona por vender muñecos de peluche sobre la calle. Con las ganancias cubre los gastos médicos para el tratamiento de la leucemia que padece. 

Recientemente se difundió la noticia a través de las redes sociales de que el tío David había sido defraudado por un comprador que le había hecho el encargo de 250 peluches de Pokémon.

sub-buzz-6336-1474459105-1
Fuente

La despiadada persona le pidió esa cantidad de juguetes y no se presentó para pagarlos y llevarlos, con lo que el tío David se quedó con toda la mercancía en su poder. La noticia se comenzó a circular a través de Facebook y los medios locales se encargaron de difundirla también, incluso llegaron hasta el lugar de la venta para entrevistar al afectado. 

La gente respondió al llamado de las redes sociales y los medios, yendo a la calle donde el tío David de instala para vender y se hizo una fila de personas dispuestas a ayudar.

20160921_uncle_david_plush_toy_03_620_412_100-2
Fuente
20160921_uncle_david_plush_toy_04_620_412_100-2
Fuente
20160921_uncle_david_plush_toy_05_620_412_100-2
Fuente

El primer día los juguetes se agotaron en sólo dos horas. En el segundo día de ventas, los Pokémon se acabaron en tan sólo media hora, lo que «obligó» al tío David a surtirse nuevamente para poder satisfacer las demandas del mercado. Había llegado gente de todo el país con tal de contribuir a la causa en la medida de lo posible.

Una mujer de gran corazón, Munas Van Boonstra, se llevó un pedido de 250 peluches más para enviarlos como regalos a los niños de las fundaciones benéficas de Malasia y Singapur.

20160921_uncle_david_plush_toy_08_620_412_100-2
Fuente
140116_010_002-1024x546-2
Fuente

El tío David no podía creer la manera en que su negocio se estaba recuperando gracias a la buena acción de todos los que atendieron al llamado que dejó en claro su situación. La estafa fue una oportunidad para poder restaurar las ventas, que se convirtieron en mayoritarias.

main_ni_0709_p26_nurilyanna_1-2
Fuente
sof-toy-uncle-malaysia-2
Fuente

Colmado de fe y agradecimiento, en las entrevistas a los medios aseguró que todo era debido a que «Dios había mandado a sus soldados a cuidar de él».

sub-buzz-31562-1474459925-1
Fuente
uncle-david-damansara-uptown-2
Fuente

¿Qué te pareció la forma en que respondieron todas las personas que asistieron para comprarle un juguete de peluche?

Puede interesarte