Por Ignacio Mardones
19 diciembre, 2015

10 semanas de trabajo para que luego destruyan sus sueños…

Jay El-Leboudy estaba ansioso de recibir su paga luego de haber trabajado en un local de Canterbury llamado «Londis». Grande fue su sorpresa cuando se dio cuenta de que no recibiría ni siquiera una moneda. La justificación que le dio la dueña, fue que él estaba empleado ahí como voluntario y que había recibido su pago en experiencia y en bebestibles calientes que podía sacar cuando quisiera.

11528702-large
Canterbury Times

El chico de 15 años se desilusionó completamente, ya que había trabajado por 10 semanas siguiendo extenuantes horarios para comprar regalos de Navidad a su familia. La excusa que le dio su jefa no lo dejó nada de satisfecho. Zoe Buckwell, la madre de Jay, había hecho un trato con ella para que en un comienzo fuera una pasantía, pero luego se transformara en un trabajo pagado de medio tiempo. Como el trato no se cumplió, la familia decidió iniciar una campaña por las redes sociales para dar a conocer la injusticia.

Captura-de-pantalla-2015-12-18-a-las-15.57.49
Alamy

«Jay trabajó casi todos los días en el trabajo a medio tiempo. Él siempre hizo un esfuerzo para estar allí a la hora y se quedaba a veces más allá de las 9 pm, que fue el tiempo que acordamos».

-Zoe Buckwell-

La madre quedó en shock luego de la respuesta de la jefa. Lo que habían acordado no era un trabajo de voluntario, y la negativa de pagarle había echado por los suelos el ánimo de Jay.

Captura-de-pantalla-2015-12-18-a-las-15.58.23
Zoe Buckwell

Lo que más quería el joven era tener dinero para comprar obsequios para sus seres queridos…

¿Qué piensas de esto?

Puede interesarte