Por Juan David Montes
10 noviembre, 2016

Es preferible una casa embrujada…

Después de la más reciente campaña presidencial en Estados Unidos el nombre de Donald Trump es uno de los más mencionados en todo el mundo. Su fama, con más connotaciones negativas que positivas, pudo haberle ayudado en las urnas pero uno de sus principales negocios se ha visto bastante afectado por la controversia que el magnate desató durante su carrera hacia la Casa Blanca.

Un par de semanas antes de que se llevaran a cabo los comicios presidenciales, el sitio web especializado en turismo Travel Weekly dio a conocer los resultados de una encuesta que reveló una tendencia a la baja en el negocio hotelero de Trump:

61% de los agentes de viajes consultados dijeron que han reducido sus recomendaciones de los hoteles y resorts de Trump desde que empezó la campaña presidencial.

Después de que se hiciera público el escándalo de la cinta de Access Hollywood, 46% de los agentes dijeron que incrementó el número de clientes que evitaron estadías en propiedades de Trump.

La editora de este sitio web, Arnie Weissmann, fue entrevistada por CBS. Allí comentó lo siguiente:

“La mayoría de los agentes de viajes son mujeres, y las decisiones de viajes son hechas casi siempre por mujeres”.

Y la imagen de Trump ante las mujeres no es la mejor estrategia para convencerlas de que se hospeden en sus hoteles.

Además, Travel + Leisure señala otro inconveniente de pasar una noche en los hoteles de Trump: usualmente son la sede de protestas.

¿Qué opinas al respecto?

Puede interesarte