Por Francisco Armanet
24 agosto, 2016

«Incentivar la dieta vegana es un acto fundamental a la hora de salvaguardar nuestro medio ambiente, la salud de los ciudadanos y el bienestar de todos los animales».

Una gran noticia para los veganos y vegetarianos ha comenzado a dar la vuelta al mundo recientemente. Y es que para aquellas personas que han decidido eliminar la carne y todo alimento de origen animal de su dieta, finalmente salir de vacaciones podría dejar de ser un martirio. Al día de hoy, basta con darse una vuelta por el centro de las diferentes ciudades del planeta para darse cuenta de cómo los restaurantes cubren sus menús con bistecs, lomos, y cualquier otro tipo de carne en distintos puntos de cocción. Sin embargo, esa realidad que los veganos tanto detestan, podría al fin y al cabo, tener una salida alternativa. La solución se llama Turín y queda al norte de Italia.

Getty
Getty

Así mismo. La nueva alcaldesa de la ciudad italiana, Chiara Appendino, ha publicado un manifiesto de 62 páginas en el que especifica detalladamente un plan que pretende promover el veganismo como una prioridad en Turín. Aunque los «cómo» y «cuando» aun no se han establecido, sí sabemos que la mujer quiere introducir clases de estilo vegetariano en las escuelas, además de promover exhaustivamente aquella dieta al interior de la sociedad.

Según medios locales, fragmentos del manifiesto hacen alusión a la importancia de la exclusión de los alimentos de origen animal. «Incentivar la dieta vegana en un acto fundamental a la hora de salvaguardar nuestro medio ambiente, la salud de los ciudadanos y el bienestar de todos los animales», dice el documento que será enviado a revisión y posterior análisis para discutir la propuesta realizara por la alcaldesa.

Getty
Getty

En otra frase, el texto señala que a fin de llevar a cabo la iniciativa, se solicitará ayuda de expertos. 

«Los médicos, nutricionistas, y líderes políticos ayudarán a contribuir en la promoción de una cultura de respeto en las escuelas, enseñándole a los estudiantes qué y cómo comer para proteger a nuestro planeta y los derechos de los animales».

La iniciativa es ambiciosa pero, de concretarse, podría significar numerosos cambios y avances tanto sociales como culturales. Sin embargo, ya hay un segmento de personas que ha alzado la voz en defensa de sus propias preferencias. 

Pero claro, la alcaldesa está lejos de prohibir la carne, sino que buscará educar para que la elección de los ciudadanos de Turín sea no comerla por voluntad propia. Haciendo uso de la razón y escogiendo consumir productos vegetales en vez.

¿Tú qué opinas al respecto?

Puede interesarte