Por Irene Cereceda
24 octubre, 2016

Una extraña coincidencia.

El mundo está lleno de coincidencias, pero – sin duda- hay algunas que son más extrañas que otras. La imaginación nos lleva a pensar varias circunstancias en nuestro futuro, pero quizás ninguno de nosotros se podría imaginar que moriríamos el mismo día y a la misma hora que llegamos al mundo. Muchas personas pueden creer que esto es algo simbólico, ya que existen varias religiones que establecen que la muerte es un nuevo nacimiento pero hacia otra vida. Y esto fue lo que le pasó a  un anciano de 103 años quien murió el mismo día que nació ( y a la misma hora).

Perder a un ser querido siempre puede ser triste, pero a veces a esas muertes las rodean circunstancias que nos pueden traer un poco de alegría, esperanza o incluso confort. Jimmy Newell nació el 11 de octubre de 1913 y el destino quiso que muriera el mismo día de su cumpleaños.

Fuente

Este hombre durante toda su vida gozó de una muy buena salud, pero -lamentablemente- 15 días antes de su muerte, tuvo una fuerte caída antecedente de su fallecimiento.

El anciano había vivido bastantes experiencias y siempre le comentaba a sus hijos anécdotas de su vida. Una de ellas era sobre el día que nació: 

“Mi padre siempre decía que nació al mediodía, con el sonido de las campanas del ayuntamiento de Leeds. Murió agarrando mi mano y ese momento miré el reloj: eran exactamente las 12 horas del día que había nacido”

Graham Newell– Vía Daily Mail

La vida de esta anciano fue siempre muy interesante y por eso no podría terminar de una manera tan simple. Se fue dejando el recuerdo en sus dos hijos, cinco nietos y ocho bisnietos.

cdf3a579580bdaa0504f70b2df78a594
Fuente

¡Interesante historia!

¿Conoces a alguien más que haya muerto exactamente el mismo día y hora de su nacimiento?

Puede interesarte