Por Juan David Montes
29 agosto, 2016

“Nadie me da tarjetas de cumpleaños, sólo yo”.

El 23 de agosto de este año Karen Jones, una madre de 49 años que vive en Exmouth (Inglaterra), publicó en Facebook una solicitud que conmovió a miles de personas alrededor del mundo. Ollie, su hijo, estaba a punto de cumplir 15 años y uno de sus regalos favoritos son las cartas. Sin embargo, debido a su condición autista, Ollie no tiene amigos y Karen descubrió que él se había escrito a sí mismo un par de tarjetas. Dispuesta a sorprender a su hijo, la madre instó a que quienes vieran su mensaje le enviaran una carta a Ollie.

Estas fueron las cartas que Ollie se había escrito:

605cdeff68cdb00756ddd1b55fe282af97c257881a7cf0ed1badbdde82d9f3ab_3772539 2
Karen Jones

Karen publicó la fotografía de las cartas en un grupo público de Facebook con el siguiente mensaje:

“¿Ayuda? El cumpleaños número 15 de mi hijo autista se acerca… él me acaba de decir que le encanta abrir cartas e incluso se hizo un par para él. Somos una pequeña familia y él no tiene amigos así que recibe pocas [cartas]… ¿Si tienes una carta vieja en la parte de atrás de tu armario se la podrías enviar a él? (…)”.

El sábado 27 de agosto fue el cumpleaños de Ollie. Para sorpresa suya, y de su madre, recibió más de 20.000 cartas y varios regalos.

1218351b781e1a67afd0d087704011aaaa39fc9577c0be40359dc326044cc821_3772532 2
Karen Jones

Para tener un punto de comparación, vale la pena recordar que este año la reina de Inglaterra recibió 17.000 cartas para su cumpleaños número 90.

32f8c74f063bf9779a3f486443a0c7fda9e9d2e6ba651fb7fb0906876f6f48c2_3772545 2
Karen Jones

Karen aprovechó la repentina popularidad de su hijo para resaltar que no se trata de un caso único, como se lo dijo al medio de comunicación británico The Independent:

“Me gustaría agradecerles a todos y recordarle a la gente que hay ‘Ollies’ por doquier”.

144c78bb9d1401804a74f1c29129c9ebab7ce42f5abd6bd2690e71a0945b4596_3772540 2
Karen Jones

Los remitentes de la correspondencia residen en países tan lejanos como Australia, Chipre, Grecia y Arabia Saudita, de donde le enviaron a Ollie una consola Xbox.

Karen y su hijo viven en un departamento de dos habitaciones así que ahora el problema es saber dónde guardarán todas las cartas.