Por Elena Cortés
30 agosto, 2016

“Qué vergüenza que seas mi hijo”.

Las mujeres diariamente sufren de acoso, ya sea en la calle, en los transportes públicos o incluso el trabajo. No importa cómo te vistas, cómo camines, o cómo luzcas, en general, los hombres no aguantan y ‘tiran’ piropos, pensando que eso es algo adecuado o bien visto por nosotras. Para el 2015, un programa peruano decidió hacer un experimento social bastante, bastante interesante que dio mucho de qué hablar y sobre todo reflexionar.

Natalia Málaga es la entrenadora de voleibol del equipo peruano. Muy aparte de ser una gran deportista, se le conoce en el país por ser una persona que dice todo directamente y sin ‘pelos en la lengua’.

Es por eso que ella junto a la marca Everest, hicieron un vídeo bastante peculiar donde vemos cómo a dos madres las disfrazan, las maquillan, las preparan para que pasen al costado de sus hijos y se den cuenta de los terribles y maleducados piropos que les dicen.

Esta claro que cuando las mujeres enfrentan a sus hijos, ellos niegan lo innegable y quedan paralizados sin saber qué hacer exactamente, lo cual es de cierta manera y bastante irónica, algo chistoso porque los “atraparon con la mano en la masa”, como se dice.

Aquí está el experimento:

httpv://youtu.be/RDpaX_KhWSk

¿Qué opinas tu sobre las reacciones de las madres y la de sus hijos?

¡Basta ya del acoso callejero!

Puede interesarte