Por Juan David Montes
26 agosto, 2016

Pasa en ‘Trainspotting’, pasa en la vida real.

En Drammen, una ciudad ubicada el oeste de Noruega, existe un baño público que no está conectado a la red de alcantarillado, sino que arroja sus desechos a un gran tanque que tan sólo se desocupa una vez al año. Allí calló el teléfono móvil de un chico que hizo uso de este baño pero. Su amigo, Cato Bertsen Larsen, es más delgado y pareció razonable que fuera él quien ingresara al tanque en busca del dispositivo.

415ad0458403ee4beccd8567c2b4cd03
Drammenregionens brannvesen

Aunque ingresar fue sencillo, salir fue casi imposible, como se lo comentó Cato al diario noruego Drammens Tidende:

«Era lo suficientemente delgado para pasar pero no para salir. Estuve ahí abajo durante una hora y fue muy desagradable».

Cato también comentó que en el fondo del tanque había animales y él estaba cubierto de heces hasta sus muslos.

Un grupo de bomberos llegó al lugar y tan sólo les tardó 10 minutos liberar a Cato, para lo que tuvieron que destruir el retrete.

8c4993c39124a1171428f6620460b6ab 2
Vegard Aas

El hombre de 20 años fue trasladado a una sala de emergencias, donde fue atendido y recibió tratamiento con antibióticos.

304c90061dbbe6121d45d622020eed19 2
Terje Bringedal

El incidente es bastante similar a la escena de Trainspotting en la que Mark Renton (Ewan McGregor) ingresa al «peor baño de Escocia».

Ah, y Cato jamás encontró el teléfono de su amigo.

Puede interesarte