Por Teresa Hechem
19 mayo, 2015

“Yo no tengo madre: hoy no pido dinero, pido un abrazo”.

Mientras muchos celebran en familia el Día de la Madre, este mendigo no tenía con quién celebrar. El hombre necesitaba cariño, por lo que en vez de pedir dinero, pidió abrazos. ¿Cómo reaccionó la gente?

httpv://youtu.be/PB3SUNAHIGg

Este tipo de situaciones nos llevan a reflexionar y a agradecer lo que tenemos. Qué triste es ver que alguien tenga que estar en la calle pidiendo gestos de cariño. Tratemos de ayudar en la medida de lo posible a quienes nos necesiten.

Puede interesarte