Por Camila Cáceres
23 septiembre, 2016

“Porque aunque no pueda decirlo, quiere ser incluido. Quiere una voz que, en este momento, no tiene. Y necesita ayuda para encontrar su voz”.

Cuando Bob Cornelius de Rockaway, Nueva Jersey, fue a la reunión de apoderados de su hijo, la consideró bastante típica. Sacó un par de fotos del que sería el salón de su hijo Christopher, de 11 años, escuchó los que harían en clase y volvió a casa. No miró las fotos hasta mucho más tarde. Era un cuestionario básico sobre gustos y pasatiempos, pero la respuesta que encontró se sintió “como un golpe en el estómago”, le dijo Cornelius a ABC News.

En una publicación de Facebook que ya ha sido compartida más de 12.000 veces, Cornelius comparte lo que siente, no sólo sobre su hijo, sino sobre todos los niños como él y su terrible soledad.

“Nadie”

Para aquellos que no lo saben, mi hijo menor, Christopher, está en el espectro del autismo. Fui a la reunión de apoderados el jueves y tomé una foto de uno de sus proyectos en la pared, una de muchas pequeñas cartas que los niños llenan en clase. Le pedía hacer una lista de su deporte favorito, comida, TV, etc.

001
Facebook

“Tengo 11 años. Voy en grado.

Mi profesor es Señorita Feid.”

Esto fue lo que dijo su padre:

“Tome la foto con prisa y no noté las respuestas en ese momento. Fue sólo después de llegar a casa que algo me llamó la atención.

¿Recuerdan hace semanas cuando ese jugador de Fútbol de Florida consiguió muchísima prensa por sentarse a almorzar con un niño autista que estaba solo? El jugador no sabía que el niño era autista cuando se sentó… solamente vio a un niño sentado, comiendo solo y decidió acompañarlo. Un profesor sacó la foto y el momento se hizo viral. Eso es lo que hizo a esa historia grande… no fue preparada… fue un momento real de amabilidad humana.

Lo que siguió a esta historia fue que el niño ya no comía solo; que otros niños AHORA se sentaban con él y le daban palmadas en la espalda. Ese niño ahora tiene “amigos” y todo está bien en el mundo.

Algo que no estaba bien fue reparado y acabado con florecitas de amabilidad y comprensión.

Pero en mi cabeza me pregunto, “¿Dónde estaban esos niños antes de que a este chico lo pusieran bajo el foco?” Todos sabemos dónde estaban: Están en la foto: Sentados en las otras mesas, ignorándolo.

Si el jugador no se hubiese sentado con el niño, si no se hubiese vuelto una historia nacional, el niño todavía estaría sentándose solo.

Y ni siquiera es su culpa… es la parte más triste. Claramente nadie les enseñó a aceptar las diferencias de los otros. No por sus profesores, que sería bueno si se les ocurriera, pero por sus padres. No quiero implicar que los padres que no tienen esta conversación con sus hijos son malas personas, pero entre trabajar, práctica de soccer y las tareas, nunca se les ocurrió tener esta conversación. Estoy seguro de que si Christopher fuera típico (esa es la palabra que usamos en lugar de “normal” en nuestro mundo de Holland) no habría tenido esa conversación con él tampoco.

Los hermanos de Christopher han tenido muchas fiestas de pijamas a través de los años, obviamente frente a él, y no se le ha pasado.

“¿Puedo tener una fiesta de pijamas?” ha preguntado Christopher.

“Por supuesto, amigo… ¿Con quién?” Como respuesta agita los brazos en vez de contestar. No tiene respuesta porque no tiene un nombre.

Porque no tiene un amigo.

Nunca ha tenido un amigo.

Nunca.

Acaba de cumplir 11 años.

Y porque no tiene amigos… no hay nadie a quién invitar.

002
Facebook

“Mi comida favorita es la pizza

Mi deporte favorito es el soccer

Mi show de TV favorito es elmo

Mi canción favorita es Babu Bach

Mi actividad favorita en la escuela es ICCPC

Cuando crezca quiero ser un profesor

Me gusta que me llamen Christopher

Sigue así su carta:

Y no tengo una solución. No tengo una respuesta. La realidad es que tengo que depender de la compasión de otros, de que entiendan para que puedan sentarse junto a él, traten de hablarle y lo hagan sentir incluido.

Mi hijo es muy inteligente y tiene un gran sentido del humor. Todo adulto que lo conoce disfruta de su compañía. Sin embargo, porque necesita estímulos, a veces agita los brazos de pronto y hace fuertes sonidos guturales. Llama la atención de la gente. Si no estás acostumbrado es normal avergonzarse, porque te pone los ojos de todo el mundo encima. Te preguntará la misma cosa cincuenta veces en un segmento corto de tiempo (sus preguntas más recientes son “¿A qué hora te acuestas?” y “¿Cuál es tu dirección?”).

Como he dicho, no hay una respuesta fácil para esto… al final todo se trata de compasión, empatía y comprensión.

Pero mayormente empatía. No de ustedes, sino de sus hijos. Hasta donde veo (excepto una vez), los compañeros de clase de Christopher nunca han sido excesivamente crueles con él. Lo que han hecho, eso sí, es excluirlo. Sus compañeros también tienen problemas, pero no tan agudos como Christopher. Están aprendiendo cómo interactuar socialmente y como Christopher no puede comunicarse con ellos de forma normal, le dejan afuera… excluido.

Hasta el jueves, no tenía idea de que existía esta división ya que no habla mucho de sus pares. No me debería haber sorprendido porque dice lo que quiere (pero no emocionalmente) bastante claramente… pero me sorprendió. Mayormente, supongo, porque nunca lo había visto escribirlo. Por primera vez, esta verdad me miró a la cara”.

003
Facebook

“Los miembros de mi familia son papá y mamá

Michael y Stephen y yo

Mis amigos son nadie

El padre añade:

Supongo que comparto esto porque cuando le pidieron hacer una lista de sus amigos escribió “nadie”. Nunca 5 letras me han calado tan hondo y ni siquiera eran para mí… eso sólo una declaración simplista que decía toneladas.

Y porque lo conozco tan bien, y porque tengo un manejo bastante bueno de él después de criarlo por 11 años, sé que esta desconexión le hace sentir solo y le pone triste.

Usualmente, tengo que descubrir qué es lo que Christopher está tratando de decir, ya que su manera de hablar es muy directa; muy blanco y negro.

Ahora no me costó nada.

Está claro que desesperadamente quiere ser parte del grupo, pero sus dificultades hacen que sea difícil incluirlo.

La única solución que se me ocurre es compartir esto con ustedes y pedirles que tengan esta conversación con sus hijos. Por favor díganles que los niños con necesidades especiales entienden mucho más de lo que ustedes creen. Se dan cuenta cuando los molestan a sus espaldas (y muchas veces “a sus espaldas” es en su cara porque piensan que el niño ‘diferente’ no lo entiende). Pero mayormente tienen muy claro cuando los están tratando diferente al resto.

Créeme cuando te digo que los lastima. Incluso si no es obvio para ti, lo es para mí.

160d7370-8117-11e6-86a2-631016062d51_ht_christopher_cornelius_jef_160922_4x3_992
Facebook

Por primera vez, les voy a pedir un favor aquí, en Facebook.

Uno: Compartan este post en sus muros. La concientización y la empatía son las únicas soluciones que se me ocurren.

Dos: Hablen con sus hijos. Muéstrenles el video del jugador de Florida. El internet está lleno de historias bonitas sobre niños con necesidades especiales siendo incluidos. ¿Recuerdan al niño que pusieron en ese partido de basquetbol los últimos dos minutos? Recientemente hubo un Rey de un Baile que le dio su corona a un compañero de necesidades especiales.

Esas historias son populares porque no son usuales. No estamos acostumbrados a escuchar que niños son amables con aquellos que son diferentes y únicos.

No soy tan ingenuo como para pensar que esa publicación va a cambiar el mundo. Pero, si, al compartir esto, puedo hacerte pensar en tener una conversación con tus hijos acerca de la empatía, sobre hacer el esfuerzo por incluir a aquellos que son diferentes del resto, especialmente si va contra la mentalidad de grupo, especialmente si no es socialmente popular (no soy tan viejo que no me acuerdo la valentía que esto requiere), entonces sentiré que la voz de Christopher se está haciendo oír. 

Porque aunque no pueda decirlo, quiere ser incluido.

Quiere una voz que, en este momento, no tiene.

Y necesita ayuda para encontrar su voz.

Y el niño que finalmente lo alcance, lo ayude, lo incluya, será el niño más amable, el niño que hace lo correcto más allá de toda posibilidad.

Ese niño será Charlie Bucket.

Ese niño será el primer verdadero amigo que Christopher tenga.

Gracias por oír.

Sinceramente,

El Papá de Christopher

PS: Como acabo de enterarme que esto se ha vuelto viral, por fin todas las peticiones para escribirle o enviarle algo a Christopher tienen sentido. Fue una idea comenzada por la radio KMBZ y sus locutores, Dana y Scott, o más bien de uno de sus auditores.

Muchos han preguntado como enviar cartas y paquetes a Christopher, así que unanse a la fiesta… pondré sus reacciones en linea. Pueden escribirle a:

Christopher Cornelius

96 Valley View Drive

Rockaway, NY 7866

Muchas gracias por su generosidad y amabilidad… ¡Es muy apreciada!”.

¡Le deseamos lo mejor a Christopher y a su excelente padre!

Puede interesarte