Por Ignacio Mardones
5 octubre, 2015

«Se transformó en un wolverine», dijo el dueño al verlo en la grabación

Un bulldog francés se fue en contra de dos osos californianos que estaban buscando comida en la propiedad. Al pequeño perro no le importó que fueran dos, ni que su tamaño fuera superior, Jewels bajó corriendo las escaleras y lanzó mordiscos a las bestias que vieron al mismísimo demonio dentro de esta criatura de tan sólo 9 kilos:

httpv://youtu.be/c71G3-5M11s

David Hernandez, el dueño de la casa, había instalado cámaras de vigilancia que registraron el encuentro. La casa queda en Monrovia, un lugar rodeado de colinas con vida salvaje.

Jewels recibió un gran premio por su valentía. Seguramente ahora está en un sillón siendo festejado por su orgulloso dueño.

¿Qué te pareció?

Puede interesarte