Por Andrea Araya Moya
3 octubre, 2016

El niño tenía autismo…

En Noviembre del 2015 una balacera ocurrió en Lousiana luego de que dos policías comenzaran a seguir a un auto que iba a exceso de velocidad. En el conflicto un niño de 6 años llamado Jeremy Mardis fue el único fallecido a causa de una bala que dio justo en su cabeza. Los policías culpables del hecho se defendieron diciendo que lo hicieron “en defensa propia”. Sin embargo, Jeremy ni siquiera estaba atacando, sólo estaba en el momento y lugar equivocados.

j1

Los policías culpables, Norris Greenhouse y Derrick Stafford fueron llevados a juicio luego del tiroteo que los enfrentó a Christopher Few, el padre de Jeremy, quien mostró rendirse ante la balacera. Sin embargo, los policías no dejaron de disparar y luego notaron que había un niño en el asiento del copiloto, informó Metro.

httpv://youtu.be/ci3QBbhUW-E

Las cosas no quedaron ahí, como se mencionó anteriormente, ambos policías fueron juzgados y se ordenó publicar el video que registró todo el incidente, incluyendo el momento en el que los agentes descubren a Jeremy agonizando.

j2
Marksville Police

El video fue publicado en modo de demostrar que uno de los policías, Derrick Stafford, tenía serios problemas con el uso de la fuerza, pues “suele hacer daño a las personas que arresta”.

Por su parte, la defensa de los policías argumenta que ambos actuaron “en defensa propia”, asegurando que Christopher Few conducía de forma “imprudente”, provocando que los policías lo siguieran, lo que lo convertía “en un sospechoso”.

j3
Marksville Police

Sin embargo, según las imágenes que se mostraron en la corte, el auto de Christopher ni siquiera estaba en una posición amenazante para los policías ni tampoco se mostraba como “un arma mortal”. Pero, la defensa de los policías asegura que no hay pruebas de que el arma de uno de ellos haya matado al hijo de Few.

Mientras tanto, ambos policías están a la espera de juicios por separado y enfrentan cargos por homicidio en segundo grado.

Puede interesarte