Por Alvaro Valenzuela
11 agosto, 2016

Alguien notó y él cumplió su objetivo.

Un profesor se gana el cariño y respeto de sus alumnos no sólo por ser el más simpático o el más permisivo, sino por los valores y enseñanzas que les deja para la vida. Yo por ejemplo nunca olvidaré a mis dos últimos profesores de español que fueron quienes me inspiraron a dedicarme a la escritura y al mundo de las letras. En fin, un buen profesor prepara a mejores personas para este mundo.

Un ejemplo de esto se ve en una inspiradora historia que ha estado dando vueltas en las redes sociales y que vale la pena ser contada. Aquí te la dejamos:

Un profesor escribió así en la pizarra de su clase:

9 x 1 = 7

9 x 2 = 18

9 x 3 = 27

9 x 4 = 36

9 x 5 = 45

9 x 6 = 54

9 x 7 = 63

9 x 8 = 72

9 x 9 = 81

9 x 10 = 90

En el salón no falto alguien que se percató del error y se burló del profesor. Al final todos comenzaron a reírse. El profesor esperó a que todos se quedaran en silencio y dijo: «Es así como ustedes ven el mundo, me equivoqué a propósito para mostrarles como nos comportamos antes algún error que cometemos.Nadie te elogia o te felicita por haber acertado nueve veces, solamente te juzgan y se ríen en tu cara por haber cometido un error».

La moraleja es que debemos aprender a valorar a las personas por sus aciertos y no estar a la expectativa de sus errores.

¡Comparte este gran ejemplo con el resto del mundo!

Puede interesarte