Por Elena Cortés
28 abril, 2017

¡Auch!

En la vida se pasa de todo, y como siempre digo a veces hay momentos en los que tenemos que pasarla mal para poder aprender y seguir adelante. Y este pequeño y tierno oso tuvo que aprenderlo por la mala. Una lección de vida que le enseñará a nunca más jugar con almejas en las playas, definitivamente.

La naturaleza nos ha enseñado a no subestimar.

Un vídeo compartido en Youtube nos ha demostrado que hasta los osos, que son temidos por muchos, pueden salir lastimados si juegan con criaturas que, aunque sean más pequeñas, subestimas puedes salir lastimado.

En la cinta, podemos ver como un inocente y tierno osito trata de molestar de cierta manera a una almeja.

Pero, no se da cuenta que es más “inteligente” … y termina cayendo en su “trampa”.

Luego, vemos como el osito trata de levantarse, de mover la almeja de un lado a otro para que la suelte, pero ella se aferra a él y no lo suelta hasta el final. Hasta que por fin se libera y se va por su lado.

Se sabe que las almejas se protegen con su concha por instinto, para evitar ser devoradas.

Aquí les dejamos el vídeo.

¡Fuerza Osito, ya aprendiste la lección!

Te puede interesar