Por Ignacia Godoy
5 septiembre, 2016

Un «por favor» puede hacer que pagues menos.

En el restaurante Blau Grifeu en Girona, Costa Brava, la educación es lo primero. Por eso su dueña Marisel Valencia Madrid tomó medidas en su local, para que las personas que entrara en él no olvidaran lo más importante. Una palabra como buenos días o muchas gracias, podría ayudarte más de lo que crees.

Marisel Valencia, conversando con un cliente sobre los modales perdidos de las personas, llegó a una idea. El hombre le contaba cómo en un café de Paris se cobraba menos si la gente era educado al pedir la orden. Esto inspiró a Valencia y lo replicó en su restaurante.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo.
Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo.

Si dices «Un café», este te saldrá cinco dólares, si lo pides como «un café, por favor»; tres dólares y decir «buenos días, un café por favor», un dólar con 40 centavos.

Salvador Sandoval
Salvador Sandoval

«Quería concientizar a los clientes de que un poco de simpatía no hace daño a nadie«

-Marisel Valencia a DailyMail

Ahora, con el tiempo que lleva colgado el cartel, parece que ha dado buenos resultados. Hasta los niños le han dicho a sus padres que pidan las cosas por favor, en el local.

Un recordatorio de que los buenos modales nunca están de más, y que no hay que olvidarlos.

Puede interesarte