Por César Ruiz
21 diciembre, 2015

“No le digan a Brianna que yo estoy en el cielo. En su mente, eso significa que yo elegí estar en otro lugar y la dejé. En realidad, yo hice todo lo posible para estar aquí con ella”.

Una mujer llamada Heather McManamy falleció a la edad de 36 años a causa del cáncer de mama. Una de sus últimas peticiones fue que su esposo Jeff McManamy compartiera una carta que ella escribió para sus amigos y familia. Y por supuesto, rompe el corazón. Pero también es graciosa, lista y alegre. Estas palabras se hicieron virales rápido y actualmente han sido compartidas más de 17 mil veces, probablemente porque al leerla sientes como si Heather fuera tu amiga.

Wow, just wow. I can’t believe the outpouring of support from all around the world. Thank you all so much! It’s easy to…

Posted by Heather McManamy on Wednesday, December 16, 2015

Ella empieza con las malas noticias y agradeciendo a todos

Así que … Tengo buenas noticias y malas noticias. La mala noticia es, es que al parecer, estoy muerta. La buena noticia, si estás leyendo esto, es que tú no (a menos que tengan wifi en el más allá). Sí, esto apesta. Es un asco más allá de las palabras, pero estoy demasiado contenta de haber vivido una vida tan llena de amor, alegría y amigos increíbles. Tengo la suerte de decir honestamente que tengo cero remordimientos y pasé cada onza de energía de mi vida al máximo. Los amo a todos y gracias por esta vida increíble.

Luego pide que no impongan sus creencias sobre su familia

Sea cual sea la religión que les dé consuelo, estoy feliz de que tengan eso. Sin embargo, respeten que no seamos religiosos. Por favor, por favor, no le digan a Brianna que yo estoy en el cielo. En su mente, eso significa que yo elegí estar en otro lugar y la dejé. En realidad, yo hice todo lo posible para estar aquí con ella, ya que no hay ninguna, ninguna parte, en la que prefiera estar que con ella y Jeff. Por favor, no la confundan déjenla pensar por un segundo que no es cierto.

Porque, no estoy en el cielo. Estoy aquí. Pero ya no estoy el horrible cuerpo que se volvió contra mí. Mi energía, mi amor, mi risa, esos recuerdos increíbles, todo está aquí con ustedes. Por favor, no piensen en mí con lástima o tristeza. Sonrían, sabiendo que nos lo pasamos genial juntos y que fue increíble. Yo odio poner triste a la gente.

Más que nada, me encanta hacerlos reír y sonreír, así que por favor, en lugar de insistir en las trágicas condiciones del final de mi historia, rían con los recuerdos y la diversión que tuvimos. Por favor, cuéntenle historias a Brianna, para que ella sepa lo mucho que la amo y lo orgullosa que siempre estaré de ella (y háganme sonar más genial de lo que soy). Porque nada me encanta nada más que ser su mamá. Nada. Cada momento con ella era una felicidad que ni siquiera podía imaginar hasta que vino a nuestro mundo.

Después habla sobre su enfermedad

Y no digan que perdí contra el cáncer. Dado que el cáncer puede haber tomado casi todo de mí, pero nunca tomó mi amor o mi esperanza o mi alegría. No fue una “batalla”, era sólo la vida, que es a menudo brutalmente aleatoria e injusta, y eso es simplemente lo que pasa a veces. No perdí, maldita sea. La manera en que yo viví durante años con cáncer es algo que considero una gran victoria. Por favor, recuerden eso.

Sigue en enfocada en su gran familia

Lo más importante. Fui increíblemente suertuda por pasar más de una década con el amor de mi vida y mi mejor amigo, Jeff. El verdadero amor y las almas gemelas existen. Cada día estaba lleno de alegría y amor con Jeff a mi lado. Él es realmente el mejor marido en el universo. A través de todo mi maldito cáncer, él nunca vaciló cuando tanta gente quería alejarse. Incluso en los peores días que se puedan imaginar, encontramos una manera de reír juntos.

Lo amo más que a la vida misma, y ​​realmente creo que un amor este es tan especial que vivirá para siempre. El tiempo es lo más valioso en este mundo y haber compartido mi vida durante tanto tiempo con Jeff es algo por lo que estoy muy agradecida. Te amo, Jeff. Creo que lo increíble que es Brianna es nuestro amor traído a la vida, lo que es bastante bonito. Me rompe absolutamente el corazón tener que decir adiós. Si es la mitad de triste para ustedes como lo es para mi, me rompe el corazón otra vez porque la última cosa que quiero es hacerlos sentir tristes.

Espero que con el tiempo, puedan pensar en mí y sonreír y reír, porque, diablos tuvimos juntos una vida impresionante. Busquen en Google al físico Eulogy y sepan que es un hecho científico que siempre estaré con ustedes dos de alguna manera. Yo sé que si sólo se detienen y buscan lo suficiente, voy a estar con allí (no de una manera espeluznante). Ustedes son mi mundo y amé cada segundo que pasamos juntos, más que todo.

Parade time. Handing out candy is a big responsibility.

A photo posted by Heather McManamy (@heathermcmanamy) on

Y termina con palabras para sus amigos y consejos que nos pueden servir a todos

Amigos, los amo a todos y gracias por la vida más maravillosamente inspiradora. Y gracias a todos mis asombrosos médicos y enfermeras que me cuidaron de una manera increíble. No dudo de que mi equipo me dio todos los posibles buenos días que pudieron. Desde el fondo de mi corazón, les deseo a todos mis amigos vidas largas y saludables y espero que ustedes puedan experimentar el mismo aprecio por el regalo de cada nuevo día como yo. Si van a mi funeral, por favor paguen una cuenta en el bar de la que me sentiría orgullosa.

Demonios, exploten con la canción “Keg on My Coffin” y bailen en la barra por mí (porque tiene que haber una fiesta de baile en algún momento). Celebren la belleza de la vida con una gran fiesta porque saben que es lo que quiero y creo que de una manera extraña, voy a encontrar una forma de estar allí también (saben cuanto odio perderme la diversión). Espero frecuentar a cada uno de ustedes, así que esto no es tanto un adiós, sino que es un hasta luego. Háganme un favor y tomen unos minutos cada día para reconocer la frágil aventura que es esta vida loca. No olviden nunca: cada día cuenta.

Can't even begin to count all the fun nights we've shared. Thanks to my training partner for the ridiculously tough liver.

A photo posted by Heather McManamy (@heathermcmanamy) on

Ojalá todos viéramos la vida de la forma que lo hacía Heather.

Puede interesarte