Por Juan David Montes
13 septiembre, 2016

Le dicen karma.

Lo que ella dio fue exactamente lo que recibió. Durante el recorrido nocturno de un autobús por el distrito de East Dulwich, al sur de Londres, una mujer en aparente estado de ebriedad comenzó a insultar de forma evidentemente racista a uno de los pasajeros del bus. Cuando la mujer tuvo la intención de convertir sus insultos verbales en agresión física tuvo dos factores en contra: la dificultad de coordinar movimientos a causa de su alto nivel de intoxicación por alcohol y que su víctima simplemente la arrojó del vehículo.

Después de que la mujer le dijera al hombre que no sabía si él era «africano o caribeño», él le respondió que era inglés, lo que desató la ira de la agresora y la motivó a preparar un torpe ataque que resultó con ella en el suelo.

Sin embargo, la furia de la mujer no tenía control. Así que el conductor detuvo el autobús y quien fuera la víctima de sus insultos la arrojó del vehículo.

Aquí esta el video del altercado:

httpv://youtu.be/A3YIygW6Iks

¿Qué crees que hubiera sido lo más acertado en esta situación?

Puede interesarte