Por Elena Cortés
12 septiembre, 2016

Su único deseo es pasar sus últimos días juntos.

Quienes hayan visto o leído «Bajo la misma estrella», saben que esta melancólica historia nos demuestra que cuando amas a alguien, lo amarás hasta el final y hasta en el peor de los momentos. Así como Hazel y Augustus, Katie y Dalton Prager viven sus últimos días totalmente enamorados pero separados. Ellos dos se conocieron a través de Facebook y ambos padecen de fibrosis quística. Su único deseo es pasar sus últimos días juntos, aunque eso parezca realmente imposible.

El hermoso romance entre Katie y Dalton comenzó como muchos otros hoy en día: un tierno mensaje de Facebook, cuando los dos tenían 18 años.

captura-de-pantalla-2016-09-12-a-las-9-20-06-a-m
CNN

«Si tú alguna vez necesitas un amigo para hablar, puedes ponerte en contacto conmigo», le escribió Katie, después de saber que él se encontraba muy enfermo. «Lo siento… pero, ¿te conozco?» le respondió el joven. A lo que ella decidió contarle que padece lo mismo y que también estaba luchando por su vida.

Con el tiempo, los mensajes y conversaciones en línea entre los dos comenzaron a hacerse más frecuentes y comenzaron a enamorarse a través de la red social. El siguiente paso fue conocerse en persona, pero para Katie eso era peligroso y Dalton lo sabía.

captura-de-pantalla-2016-09-12-a-las-9-20-10-a-m
CNN

El chico tenía una infección muy contagiosa y peligrosa que sufren personas con fibrosis quística llamada «Burkholderia cepacia». Sus doctores le dijeron que nunca se reúna con otro paciente con fibrosis, por el temor de que la otra persona podría contraer la bacteria.

captura-de-pantalla-2016-09-12-a-las-9-20-14-a-m
CNN

“Le dije a Dalton que prefería ser feliz, muy, muy feliz, por cinco años de mi vida y morir antes que ser mediocremente feliz y vivir por 20 años. Eso fue definitivamente algo en lo que tuve que pensar, pero cuando tú tienes esos sentimientos, simplemente lo sabes”

-Katie a CNN

Al cabo de dos años, Katie y Dalton se casaron. Ambos tenían 20 años. Pero, su cuento de hadas no estuvo lleno de pura felicidad. El temor de los doctores se hizo realidad: ella se contagió de la bacteria y ambos fueron ingresados a la lista de espera de un transplante en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh.

El amor y la muerte:

captura-de-pantalla-2016-09-12-a-las-9-20-47-a-m
CNN

La pareja soñó con que después de su trasplante viajarían por cada estado y escribirían su historia de amor. Ella obtuvo un pulmón y pensó que Dios le daba una segunda oportunidad, solamente faltaba su amado. Desgraciadamente, el trasplante no funcionó y sus doctores dicen que «ya no hay nada que puedan hacer».

Katie dijo que «su cuerpo ya está muy cansado». Por su lado, su esposo también lucha por sus problemas médicos, después de que le dieran un pulmón que se complicó por un brote de linfoma que le vino después del transplante. Hoy, está tratando de conseguir otro.

captura-de-pantalla-2016-09-12-a-las-9-20-00-a-m
CNN

«Prefiero morir con mi amor. Si el señor piensa que es mi momento, que me lleve, es su decisión», admitió Katie a través de CNN.

Al mismo tiempo confesó que está «preocupada por los gastos del funeral que tendría que asumir su familia si ella se muere». Es por eso que abrieron una página de recaudación de fondos.

captura-de-pantalla-2016-09-12-a-las-9-20-36-a-m
CNN

Finalmente, Katie desea que su esposo sea transferido a su mismo hospital para volver a verlo y decirle cuánto lo ama. Él, por su lado, no la está pasando muy bien. Está grave e inconsciente. 

Esperemos que esta dulce pareja pueda unirse, antes de que sea demasiado tarde. 

Puede interesarte