Por Alvaro Valenzuela
7 septiembre, 2016

La mujer habría dejado que los chicos lamieran sus pezones en la fiesta.

Lindsey Radomski, una profesora de yoga acusada de abuso sexual a unos jóvenes menores de edad en un bar mitzvah, testificó ante un jurado y dijo haber sido drogada con una «droga para violar» en la fiesta. La mujer fue demandada por dejar que siete adolescentes le acariciaran y lamieran sus nuevos implantes de senos cuando ella estaba borracha en la fiesta ocurrida en marzo de 2015.  Ella se defendió diciendo que no tiene ningún recuerdo de aquella noche.

Su abogado mostró una prueba independiente de sangre que mostraba la presencia de GHB en su sangre, sin embargo esto fue puesto en duda durante el interrogatorio. Los fiscales mostraron las pruebas oficiales que se le hicieron a la mujer que mostraban niveles de GHB no superiores a los niveles normales.

Según los acusadores, Radomski ha cambiado constantemente su versión de la historia y el argumento de la droga fue usado en cuanto la mujer se vio conectada en el caso.

capture13-e1473243742979 2
KPNX

El abogado defensor, en tanto, dijo que la mujer habría sido drogada por un chico de 18 años que estaba en el evento e incluso acusó a los chicos de haber violado a la mujer.

¿Qué opinas al respecto?

Puede interesarte