Por Bárbara Samaniego
21 abril, 2015

Chicas como ellas prueban que siempre se puede salir adelante. 

El 15 de abril del 2013, en Boylston Street, se corría el maratón de Boston; que se celebra anualmente desde 1897 en la ciudad de Boston, estado de Massachusetts, Estados Unidos. La carrera se considera una de las más importantes del mundo, y es por eso que el atentado terrorista del año 2013 dejó a todo el mundo conmocionado.

Justo antes de la línea de meta, alrededor de las 3 de la tarde, detonaron dos artefactos explosivos de fabricación artesanal, que causaron la muerte de 3 personas y dejaron a otras 282 gravemente heridas. El departamento de policía de Boston confirmó que las detonaciones correspondieron a dos bombas, y el suceso fue catalogado como un ataque terrorista.

Rebekah Gregory fue una de las personas que resultó afectada:

Captura-de-pantalla-2015-04-20-a-las-17.39.15

Gregory casi no sobrevivió a la explosión, y su hijo pequeño -Noah- también resultó lesionado. A dos años del incidente, ella ha debido pasar por 35 cirugías, entre ellas, una en noviembre pasado en la que debieron amputar su pierna izquierda. Y aunque su historia puede parecer terrible, impacta más su espíritu de fuerza y superación:

Starting my new year off on a new leg!!!!! 2015 you’re mine!!!!!!!

Un vídeo publicado por Rebekah Gregory (@rebekahbstrong) el

«Comenzado mi nuevo año con una nueva pierna!!! 2015, eres mío!!!». 

Ella tenía todo el derecho del mundo a estar deprimida y enojada, pero lo cierto es que Rebekah sólo ha hecho más fuerte y agradecida de la vida. Ha sabido aceptar el reto con determinación y, ante todo, sentido del humor:

«La buena noticia es que… Encontré mi pierna izquierda! Pero las malas noticias… Me metí en problemas solo por tocarla, así que dudo que me dejen llevarla a casa conmigo». 

Noah always tries to wear Felicia when I have her off.

Una foto publicada por Rebekah Gregory (@rebekahbstrong) el

«Noah siempre intenta utilizar a Felicia, mi prótesis, cuando yo me la quito».

Con ese empuje, no parece raro que haya mejorado tan rápidamente. Ayer, Rebekah estuvo presente en el Maratón de Boston 2015 y, pudo correr los últimos 3,5 kilómetros de la carrera con su nueva pierna ortopédica:

I’m ready.

Una foto publicada por Rebekah Gregory (@rebekahbstrong) el

«Estoy lista».

Y por supuesto que lo está. Historias como las de esta chica nos enseñan que siempre se puede salir adelante y, de paso, sirven como bonito homenaje a otras víctimas inocentes, que perdieron la vida justo cuando intentaban atesorarla.

Puede interesarte