Por Andrea Araya Moya
26 septiembre, 2016

¡Qué dolor!

Cuando vamos a la piscina con nuestros amigos, la mayoría de nosotros busca divertirse, pasarlo bien y, de repente, bromear con quienes nos acompañan. La clásica broma de empujar a alguien a la piscina es tan repetida que nunca puede faltar. Sin embargo, a veces es necesario ser cuidadoso y fijarse en que la persona a la que empujas no sufra dolor, como le pasó a esta chica brasileña.

La chica estaba paseándose por la piscina y luciendo su sencillo bikini frente a sus amigos cuando, de pronto, uno de ellos la empujó hacia la piscina, pero no midió que ella estaba demasiado lejos de la orilla, lo que provocó que se golpeara contra el piso y cayera de mala forma al agua.

Los amigos comenzaron a reír, pues el chico también cayó a la piscina, pero luego comenzaron a preocuparse por la joven por la forma en la que cayó y el dolor por el que se quejaba, pues golpeó su cadera directamente contra el concreto y su cabeza quedó sumergida bajo el agua por unos segundos. Un golpe más fuerte podría haberle provocado severas lesiones. De hecho, a la chica le costó retomar el aire.

Una broma muy mal pensada, ¿no?

Puede interesarte