Por Ignacio Rojas
23 febrero, 2015

Su emoción y alegría es realmente contagiosa.

Ciertos implantes y dispositivos permiten a las personas sordas recibir y procesar sonidos. Y, aunque es importante entender que estos no restablecen la audición normal, son herramientas que otorgan una sensación de sonido muy certera, y que mejoran radicalmente la calidad de vida de sus usuarios. Mira algunas de sus emocionantes reacciones:

[jwplayer player=»1″ mediaid=»71214″]

A pesar de que las comunidades de personas sordas han logrado perfeccionar y hacer suyo un sistema de signos que contribuye a la diversidad cultural humana y constituye una forma propia de percibir y vivir el mundo, este método puede resultar plenamente satisfactorio para otros pacientes, a fin de interactuar con sus pares de manera aún más directa.

Ver en youtube

Puede interesarte