Perdió las cuatro extremidades en Afganistán.

John Peck tiene 31 años y aún está celebrando éxito de la doble cirugía de brazos a la que fue sometido recientemente, en una intervención que duró más de 14 horas. En 2010 perdió sus cuatro extremidades cuando pisó un explosivo durante la guerra en Afganistán, mientras servía a la Marina de los Estados Unidos. 

Su sueño ahora es convertirse en chef.

ht_arm_transplant_01_as_161005_4x3_992-2
Fuente

Su operación fue todo un éxito y todos los medios querían escuchan sus declaraciones acerca de sus sentimientos al tener brazos otra vez. Él dijo que le encantaron desde el momento en que los vio. El color de piel fue una combinación perfecta para él.

ht_arm_transplant_04_as_161005_4x3_992-2
Fuente

El médico Simon Talbot, cirujano a cargo de intervención reconstructiva de John, dijo que la cirugía se llevó a cabo sin ningún contratiempo ni problema. Un gran logro para el equipo médico, ya que los resultados no siempre son los esperados.

ht_arm_transplant_02_as_161005_12x5_1600-2
Fuente

El ex marín está siendo sometido a una terapia rigurosa para que se habitúe a sus nuevas extremidades. Tener sensación en las extremidades transplantadas suele semanas o meses para desarrollarse, porque los nervios crecen lentamente. 

Los médicos aseguran que John podrá ser capaz de realizar sus actividades de rutina.

ht_arm_transplant_03_as_161005_4x3_992-2
Fuente
captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-4-07-41-p-m
Fuente

El proceso de recuperación de John es evidente. Todo ha sido posible gracias a la rehabilitación que ha recibido.

Para los veteranos de guerra que reciben una nueva extremidad, es como tener una segunda oportunidad de vida. En su caso, John desea darse una nueva oportunidad para desarrollar sus dotes en la cocina y desea convertirse en chef. 

captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-4-07-25-p-m
Fuente

Curiosamente, cuando él tenía 12 años, su mayor sueño era ser chef. Hoy podrá hacerlo realidad.

captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-4-08-25-p-m
Fuente

No se ha recuperado en plenitud, de hecho aún no puede sentir la mano de su novia a menos de que ella le de un apretón, pero nada se compara con que en un futuro podrá hacerlo.

¿Qué te parece la historia de John?

Puede interesarte