Por Vicente Quijada
6 junio, 2018

Quien fuera partícipe de la selección campeona del mundo en el 98′ y héroe de la Euro del 2000, también vivió un triste episodio cuando erró el penal ante Italia en la final del 2006. Sin embargo, y a pesar de que para el 2008 -con 31- aún le quedaba mucho fútbol por entregar, decidió dejar para siempre a los “bleus”.

Era un secreto a voces: Raymond Domenech, el entrenador de Francia, y David Trezeguet, el goleador de la Juventus, no se llevaban para nada bien. El ariete no era citado tras el fracaso en el Mundial 2006, donde fue precisamente David el único en errar en la tanda y entregarle la Copa a Italia, pero no perdía las esperanzas de volver a su selección. 

“Si el seleccionador me llama estará bien”, comentaba en 2007, curso en el cual marcaría 15 tantos en 32 partidos con la “vecchia signora”. “Esperaré. Todavía no tengo 30 años, sería demasiado pronto para renunciar a la selección, el físico responde y además, en 2008, hay una Eurocopa”, analizaba en dicha oportunidad.

AP

Pero para la Euro el llamado no llegó y los galos se hundieron en la primera fase, perdiendo 2 y empatando sólo un partido. A pesar de ello, el seleccionador seguiría al mando y Trezeguet, ya de 31 años, no aguantó más. “La mala Eurocopa y la confirmación del técnico me han llevado a tomar la decisión de retirarme de la Selección de Francia”, sentenció aquel 9 de julio del 2008.

“Ve un fútbol distinto al que ven en Francia. La Eurocopa ha sido muy negativa, pero lo que más me ha fastidiado ha sido su confirmación”, espetó en ese entonces. “Tomaron una decisión más política que futbolística y no se ha respetado la decisión del público, que era favorable a mí”, afirmó, quien marcara 20 goles en 39 encuentros ese año.

Por la selección francesa, el ariete francoargentino marcó la respetable suma de 34 anotaciones en 71 partidos, pero para Domenech no era suficiente, en especial porque sólo 14 de ellos eran en competiciones oficiales y sólo 3 ante rivales de primer nivel -Holanda, Croacia e Italia-. “En su puesto hay mucha competencia”, decía antes del retiro del delantero, privilegiando a Henry, Anelka, Benzema, Govou y Gomis el 2008. Algo de razón tenía al menos.

Reuters

“Había terminado como goleador detrás de Del Piero, pero no estaba en la misma línea que el entrenador para seguir trabajando juntos. Es muy importante la confianza que le da un técnico a un jugador y por eso tomé la decisión”, analiza hoy, como ex futbolista. “Tenía que tomar conciencia de que no contaba con mis condiciones y cualidades y preferí darle espacio a jugadores que fueran más aptos para él”, explica. Así, el “rey David” se perdía la oportunidad de participar en su cuarto Mundial, tras asistir a los de 1998, 2002 y 2006.

Lamentablemente, en 2010 sufrimos una derrota y fue tristísimo, a nivel imagen, lo del país. A partir de ahí tocamos fondo y hoy de nuevo Francia es una seria protagonista en el próximo Mundial”, analiza a posteriori el ex jugador. En dicha ocasión, y tal como en la Euro 2008 y el Mundial 2002, los galos sólo acumularon un empate y 2 derrotas, quedando eliminados en primera fase.

AFP

“El haber jugado tres mundiales para mí es una representación del mantenimiento de alto nivel relevante”, se contenta David, quien hoy es presidente de Juventus Legends. “En 12 años estar convocado, y haber estado ausente por problemas con un entrenador para un cuarto mundial, es muy importante para mí”, recalca Trezeguet, viendo la mitad llena del vaso.

¿Habría sido distinta aquella Francia del 2008 y el 2010 con el “rey David” en cancha? Tal como con Benzema y Deschamps, nunca lo sabremos.

Puede interesarte