Por Vicente Quijada
26 abril, 2018

El peso sobre los hombros que hoy exhiben futbolistas como Kylian Mbappé, Marco Asensio, Gabriel Jesus y Marcus Rashford, antes estuvo en la espalda de otras joyas en bruto. Más que mal, la presión de ser la nueva estrella de tu país en una competencia tan trascendental puede pasar la cuenta.

Hace poco afirmábamos que la Copa del Mundo es EL gran objetivo de cualquier futbolista, y al menos en esa oportunidad, nadie estuvo en desacuerdo. Es por esa razón también que llegar a la máxima cita puede ser una carga sicológica demasiado pesada para algunos futbolistas, en particular para aquellos que llevan en sus hombros la responsabilidad de ser la próxima estrella de su nación. 

Aquí algunos jugadores que simplemente no lograron reivindicar las esperanzas depositadas en ellos.

1. Michael Owen – Inglaterra

AFP

El “golden boy”, que ilusionaba a la selección de los Tres Leones de cara al Mundial 98′, era un sorprendente canterano del Liverpool. Y en Francia no decepcionó, marcando 2 goles -uno espectacular a Argentina- y llevando a Inglaterra a octavos con el cartel del ariete más joven de la cita. En 2001 fue también el más prematuro a la hora de recibir el Balón de Oro, y a los 3 años fichó en el Madrid, con ya 25 años. Fue en España donde desapareció y no revivió hasta que volvió a la Premier, con el Newcastle. Aún así, ya no había alcanzado lo que se creía, marcó 2 en Corea Japón y luego, en 2006, no vio la red. 


2. Adriano – Brasil

AFP

Estaba llamado a ser el reemplazante del “Fenómeno” Ronaldo, quien ya mostraba complicaciones físicas, en especial luego de conquistar la Copa América 04′ y la Confederaciones 05′ con Adriano como goleador. Al mismo tiempo conquistaba Italia con el Inter de Milán, pero su rendimiento se fue de golpe en caída libre, tras la muerte de su padre. El alcohol y las drogas arruinaron su carrera, nunca volvió a ser el mismo y en Alemania 06′ decepcionó, anotando 2 en 4 duelos y quedándose fuera en cuartos. Se fue a Sao Paulo y sólo brilló una vez más en Flamengo, el 2009, pero nunca volvió a ser “El Emperador”.


3. Giovani Dos Santos – México

AP

Fue por mucho tiempo la gran promesa del Barcelona, club al que llegó con sólo 12 años. Alzó el título mundial sub 17 en Perú 2005 -incluso ganó el Balón de Plata- con el “Tri”, convirtiéndose en el indicado para liderar una nueva generación de mexicanos. En Canadá sub 20 volvió a lucirse, con 3 goles y 3 asistencias, cayendo en cuartos. Pero tal como su carrera en clubes, su rendimiento en la selección comenzó a decaer y nunca se consolidó. Para más castigo, no pasó del quinto partido en la Copa del 2010 y 2014, ¿lo logrará esta vez?


4. Milos Krasic – Serbia

Reuters

Le decían el nuevo Pavel Nedved y no era sólo por su rubia melena, si no por su prodigioso talento en la mitad de la cancha. Y dichas especulaciones se fueron cumpliendo con sus destacadas actuaciones en el CSKA Moscú, lo que lo llevó a la precaria selección de su país, Serbia. Debutó en los clasificatorios para la Euro 2008 y llegó como titular a Sudáfrica. Allí le ganaron a Alemania, pero se quedaron en cuartos y el volante fue transferido a la Juventus. A partir de ahí empezó su declive y hoy, con 33 años, juega en el fútbol de Polonia.


5. Yoann Gourcuff – Francia

AFP

Llamado a tomar la posta que dejó Zidane -es más, le llamaban “Petit Zizou”, en especial luego de liderar a la Francia sub 19 que se quedó con el certamen europeo, nunca estuvo a la altura. A pesar de estar en un momento brillante en el Bordeaux francés, en Sudáfrica decepcionó y los “blues” se quedaron sorpresivamente en la fase de grupos. Al año siguiente pasó al Lyon, pero nunca volvió a mostrar su talento. 


¿Quién nos decepcionará en Rusia?

Puede interesarte