Por Vicente Quijada
28 mayo, 2018

Dos errores garrafales y dos tantos del Real Madrid en la final de Champions, que terminaron por condenar al Liverpool. El portero alemán fue, sin duda, el villano -o víctima, dependiendo de cómo se vea- de la noche en Kiev y las reacciones a su pobre presentación no se hicieron esperar. Se disculpó, Kahn lo defendió y un grupo de mal llamados «hinchas» lo atacó sin clemencia.

Esta Champions no se caracterizó por ser una muy grata para los porteros. Navas ante la Juventus o Ulreich ante el Madrid son algunas de las presentaciones que dejaron con gusto a poco en la competición y que se suman a la de Loris Karius en la final del sábado. Sin embargo, mientras que el tico logró reivindicarse con grandes actuaciones posteriores, y el alemán sufrió la complicidad de su compañero al entregarle el balón tan encima, lo de del Liverpool pareciera no tener mucha más explicaciones que una mala noche.

El primer desastre llegó a los 51′. Con los «reds» aún intentando levantarse de la triste lesión de Salah en el 30′, un balón completamente inofensivo terminó dentro del arco defendido por el teutón. El «1» embolsó una pelota y buscó salir rápido con el brazo, pero Benzema estaba muy atento y, con un sólo toque, metió el 1-0 para el Real Madrid.

AP

El cancerbero no lo podía creer y buscaba explicaciones en el arbitraje, quejándose por la corta distancia que tenía con el francés. Lo cierto es que no lo vio, quizás por aquel golpe que recibió de Ramos -sí, el verdadero villano de la jornada- en el ojo izquierdo, 2 minutos antes del tanto. Faltaba más. Con el marcador 2-1 -tras un espectacular gol de Gareth Bale-, el Liverpool aún se aferraba a la posibilidad de un empate, pero no contaban con que su portero volvería a equivocarse. El galés disparó desde afuera del área, con mucho efecto pero sin tanto peligro, y el alemán en vez de controlar, dejó escapar el balón y se le coló en la portería. Era el 3-1, a 7 minutos del final, que sentenciaba la Champions en favor del Real Madrid.

«Lo que le sucedió a Loris no se lo deseas ni a tu peor enemigo. Es es una locura, es muy, muy duro», exclamó su técnico, Jürgen Klopp, quien fue el responsable de ficharlo desde el Mainz -donde fue técnico- en 2016. «Lo siento mucho por él, jugó una temporada de primer nivel», lo respaldó el DT, quien lo puso por sobre Simon Mignolet, el titular previo a su llegada.

Más allá de sus posibles diferencias, el belga también apoyó a su compañero, afirmando que necesitaría un poco de tiempo. «Si quiere hablar por supuesto que ahí estaré. He estado en esa situación antes y son cosas con las que debes lidiar personalmente», explicó a la vez que resaltó que la unidad es una característica del Liverpool, y que «siempre será así». En esa línea, Henderson, el capitán «red», se sumó a los espaldarazos para el portero. «No sé muy bien qué sucedió en el primero de Benzema. Con la chilena de Bale no pudo hacer nada y en el tercero el balón se le movió mucho», detalló. «No es culpa suya, es de todos como equipo. Aquí ganamos y perdemos todos. No fuimos lo suficientemente buenos hoy», exclamó.

El meta, en tanto, se tapó la cara tras el pitazo final, escondiendo las lágrimas que compartía con la afición inglesa. En respuesta a ellos, y su efervescente apoyo, Karius luego se reincorporó y fue a pedirles disculpas con las manos en alto, mientras los hinchas le contestaban desde la tribuna. Sin embargo, debido al peso de la caída, el cancerbero fue más allá y se manifestó a través de sus redes sociales. 

«Realmente no he dormido hasta ahora… las escenas siguen pasando por mi cabeza una y otra vez…. Lo siento infinitamente por mis compañeros, por ustedes y por todo el personal. Sé que lo he estropeado con los dos errores y he defraudado a todos», exclamó autocrítico. «Como dije, me gustaría retroceder el tiempo pero aquello no es posible. Lo peor es que todos sentíamos que podíamos vencer al Real Madrid y estuvimos en el partido por mucho tiempo», comentó respecto al duelo que se decantó con la salida de Salah y los errores del meta. «Gracias a los increíbles fanáticos que vinieron hasta Kiev y me apoyaron, incluso después del encuentro. Una vez más demostraron la gran familia que somos. Gracias y volveremos más fuertes», cerró el alemán.

«No recuerdo otra noche tan brutal de un arquero», replicó Oliver Kahn, el mítico arquero alemán, ídolo de infancia de Loris. «Si no se sabe trabajar o asimilar ese tipo de errores, si no se tiene la fuerza mental necesaria, pueden acabar con una carrera», sentenció, recordando el calvario que él mismo debió vivir tras el grosero error en la final del Mundial 2002.

imago

Lamentablemente, no todo fueron voces de apoyo para el guardameta, quien también recibió violentos mensajes en redes sociales. «Espero que toda tu familia se muera» o «Voy a ir a matar a tu mujer» eran algunas de las misivas, que fueron rápidamente criticadas por la policía de Merseyside. «Tomamos con extrema seriedad las publicaciones de esta naturaleza en las redes sociales. Los ataques serán investigados», comentaron. Aún así, y en vista de lo que han mostrado los fanáticos del Liverpool, es difícil creer que los ataques provengan de ahí.

¿Sentenciarán estos errores la carrera de Karius o sólo será un -gran- bache en el camino?

Puede interesarte