Por Vicente Quijada
7 mayo, 2018

A falta de desafíos deportivos, una polémica en particular encendió El Clásico meses antes de que se disputara: el pasillo del campeón. Zizou se negó, el rito se rompió, pero el Barcelona no se quedó de brazos cruzados y cumplió igual con la costumbre. ¿Debió ser el Madrid?

Ante la escasez de motivaciones deportivas de cara a El Clásico, más allá de la sempiterna rivalidad, los referentes de ambos elencos tenían una simbólica razón para batallar: el pasillo del campeón. Con el Barcelona disparado hace unos meses, Zidane ya había avisado que no realizarían el tradicional rito en caso de que tocara, por que los culés habrían “roto la tradición” en 2017.

Y cuando ya se había materializado dicha realidad, el técnico merengue volvió a confirmarlo: no le rendirían honores al campeón de La Liga, quebrantado una tradición que se remonta a 1970, cuando el Bilbao felicitó al Atlético de Madrid.

Jordi Cotrina

“No soy quién para decidir, después del Mundialito entiendo que para ellos no era importante hacer el pasillo”, explicó el entrenador francés, en la rueda de prensa previa al choque con los blaugrana. “Y alguno dice que ellos no estaban en la competición, es mentira. Tú tienes que ganar la Champions para jugar el Mundialito y en la Champions estamos todos”, disparó, haciendo referencia al choque entre ambos en diciembre de 2017, ocasión en la cual el Barça se negó, mediante el dirigente Guillermo Amor, por “no participar en dicho torneo”. “Yo no soy quién para decidir que no quiero hacer el pasillo, ellos no lo hicieron. Nosotros, con respeto, no lo vamos a hacer porque no lo hicieron”, agregó Zizou.

“Lo más importante es que respetamos lo que ha hecho el Barcelona, ganar la Liga que para mí es lo más bonito y lo más complicado”, declaró en compensación. “Pero pasó eso y es cuestión mía, no del club. Si ellos hubieran hecho el pasillo yo no iba a romper nada que estaba de antes”, explicó el técnico, quien nunca ha perdido en el Camp Nou en dicho puesto.

https://twitter.com/FCBarcelona_es/status/993235424356155398

Y así fue. El elenco madrileño fue recibido con un sinfín de pitidos y el partido se desarrollo con la misma tensión que traía desde las declaraciones. Faltas por doquier, un expulsado -cuando debieron ser 2- y un penalti sin pitar. Al finalizar, un 2-2 que le servía a los locales para mantener el invicto y frustraba las opciones del Madrid de arruinar dicho hito.

“Como no nos han querido hacer el pasillo, le pido a nuestro staff que nos lo haga y con eso ya nos vamos”, gritaba con micrófono en mano Pique, una vez que se acabó el Clásico y empezaron las celebraciones por el título en el Camp Nou. Los blaugrana escucharon al central y se formaron para darle un merecido aplauso al plantel barcelonista, campeón de Liga y Copa del Rey. 

ASTV

“Este es el pasillo de los hombres que cuidan del Barça”, exclamó el espigado defensa tras el homenaje. Uno que también recibirán en el Camp Nou el próximo miércoles cuando reciban al Villarreal, quienes confirmaron que realizarán el esquivo rito. Y no será la primera vez, antes debieron hacerlo en 2010, cuando el Barcelona conquistó el Mundial de Clubes (!) y Valverde era el entrenador del Submarino Amarillo, o en 2005, cuando el Valencia se proclamó supercampeón de Europa. 

¿El Madrid debió hacerle pasillo este domingo? Eso poco importa ahora.

Puede interesarte