Por Vicente Quijada
17 mayo, 2018

Sin medir consecuencias, la tenista checa descargó toda su furia contra la juez de línea, luego de que un error de esta le costara el partido en la ronda de 32 del Masters 1000 de Roma. La 5 del mundo pretendía defender su pasada participación, donde alcanzó los cuartos. ¿Habrá sobrerreacionado?

Todos podemos tener un arranque de furia en un mal día. Sin embargo, el de Karolina Pliskova, a pesar de las razones que tenía, cruzó la raya. La número 5 del mundo realizaba su debut en el Masters 1000 de Roma frente a la griega María Sakkari (42º), con el objetivo de avanzar por lo menos hasta cuartos, instancia a la que llegó el año pasado. 

El partido estaba 3-6, 6-3, 5-5, con 40-40 en el marcador, cuando la checa vio como se le escapaba de las manos. En un punto clave por asegurar su servicio, una pelota que claramente entró fue cobrada como mala por la juez. La tenista, desencajada, fue en busca de explicaciones.

El punto significaba la ventaja de un juego que finalmente Pliskova perdió, desconcentrada con los minutos que perdió discutiendo con la umpire y otros encargados de la competencia. En tanto, su rival decía no haber visto nada, aumentando la tensión en la arcilla del Pietrangeli. El encuentro finalmente terminó a favor de la griega, quien luego confirmó el quiebre con su servicio, llevándose el set por 7-5 y el paso a la siguiente ronda. 

Esa fue la gota que rebasó el vaso de la checa. Primero saludó con desgano a la vencedora, para luego enfilar hacia la umpire. Tras hacer el ademán de saludarla con la mano y luego quitarla, golpeó la silla de la jueza con su raqueta, enrabiada. Tres golpes, que dejaron una marca en el inmueble, y la tenista fue a sentarse, aún molesta. 

Por si fuera poco, Thomas Krupa, el entrenador de la checa que también mostró su molestia cuando se realizó el polémico cobro contra su dirigida, realizó un grosero gesto a las cámaras cuando finalizó el encuentro. 

Pero no fue la única “muestra de apoyo” que recibió la malograda tenista ya que su hermana gemela, Kristyna, también tuvo palabras para la juez de línea, a quien recriminó utilizando sus redes sociales.

Lo peor que he visto en la WTA. Espero que esta señora, Marta Mrozinska -la umpire- nunca jamás arbitre un partido mío o de Karolina de nuevo. #listanegraparasiempre

Mientras que Sakkari avanzó a octavos, donde hoy fue derrotada de manera inapelable por la 12º del mundo, la alemana Angelique Kerber, Pliskova y su staff están a la espera de las posibles sanciones que le caerán encima por parte de la WTA, una vez que la umpire realice el informe correspondiente.

El día de furia de la tenista de 26 años podría costarle muy caro.

Puede interesarte