Por Vicente Quijada
4 junio, 2018

Por momentos, parecía que se quedaba abajo de Rusia, pero no. El ariete del Flamengo logró esquivar la sanción en su contra, la cual será suspendida hasta después de la Copa del Mundo, y volvió a la cancha con Perú -invicto hace 14 partidos- de la mejor manera: con 2 goles y un emotivo abrazo con Farfán.

Tuvieron que pasar 236 días para que el delantero volviera a vestir la camiseta de su selección -y anotar, además-. La última vez fue en el Estadio Nacional de Lima, cuando los incaicos sacaron boletos para Rusia gracias a un tiro libre indirecto -que manoteó hacia adentro Ospina- del jugador del Flamengo. Ahora fue ante Arabia Saudita, a sólo 11 días del inicio de la Copa del Mundo. 

Una a la cual casi no va por un té de coca y una sanción de doping en su contra. Sin embargo, Paolo nunca bajó los brazos y siguió buscando alternativas para asistir al Mundial. Más que mal, será la primera vez, desde que Guerrero tiene memoria, que Perú irá a la cita -no va desde el 82′, y también la última oportunidad del ariete, ya con 34 años.

La vuelta a su escuadra nacional fue en el Kybunpark, de St. Gallen, Suiza, donde se midieron ante Arabia Saudita, otro mundialista, de cara a la competición a iniciarse en menos de 2 semanas. Alli, Guerrero tardó sólo instantes en demostrar lo mucho que significa la selección, y esta nueva oportunidad de ser parte, para él.

Con los ojos aguantando unas evidentes lágrimas, el delantero cantó con orgullo el himno nacional. Ya tras el pitazo inicial. sólo le bastaron 41 minutos para volver a inflar las redes con su querido país. Un rebote para el 2-0 que no sumaba en estética, pero sí en la confianza ad portas de afrontar el torneo más importante de su vida.

En el 64′, ya más cómodo, lo volvería a hacer. Y esta vez sería un golazo. André Carrillo, quien anotó un gran tanto para abrir la cuenta, se internó por la izquierda y sacó un preciso centro que Guerrero complementó con un potente cabezazo. Era el 3-0, otro tanto para Paolo, quien acumula 33 y lidera la tabla histórica de su selección, y más celebraciones para Perú.

El gol, además, nos regaló otro emotivo momento. A la hora de celebrar, el “9” corrió directamente hacía Jefferson Farfán, su fiel amigo y quien celebró con la camiseta del “Depredador” cuando él estaba suspendido por la FIFA. Un prolongado abrazo que llenó de fe a la fanaticada peruana. 

“Estoy muy agradecido con todo el apoyo. Siempre lo he dicho y lo continúo diciendo. La idea es retribuir en el campo con sacrificio y alegría al pueblo peruano”, fueron las palabras de Guerrero tras el encuentro, para América Televisión. “Todos mis compañeros me han recibido súper bien. Estoy muy feliz por eso. Debemos seguir enfocados, nada nos debe desconcentrar. Hicimos un partido importante y ganamos contundentemente. Es importante mantenernos unidos como siempre”, exclamó.

“Más que presión, era sentirme mejor, cada vez agarro más ritmo”, analizó el ariete, en respuesta a sus sensaciones tras el regreso. La última vez que pisó el césped fue el 13 de mayo, con el Flamengo, marcándole un gol a Chapecoense.“Estoy nuevamente aquí y espero estar al 100%. El profesor me dio la oportunidad y es importante mantenerme en forma. Mientras minutos me den, mejor para mí”, sentenció el máximo artillero peruano.

Movistar Deportes

Perú recuperó a su goleador y capitán, y además suma confianza, ya que acumula 14 partidos sin saber de derrotas. Los de Gareca, que vuelven a un Mundial tras 36 años, serán toda una amenaza para Francia, Dinamarca y Australia, con quienes deberá competir por un cupo en octavos de final.

¿Se arrepentirán los capitanes de haber apoyado el regreso de tamaño bombardero? En 10 días lo sabremos.

Puede interesarte