Por Vicente Quijada
23 abril, 2018

La final de la Taça Rio del campeonato Carioca Sub 20, entre Fluminense y Vasco da Gama, terminó de la peor manera. La culpa la tuvo el jugador y su falta de respeto.

La picardía es un ingrediente infaltable en una cancha de fútbol. Mirado de reojo por algunos, es inevitable que en nuestro deporte rey se caiga en prácticas al borde de lo legal, y que le dan esa sazón distinta al balompié. El conflicto es cuando esto se convierte en una burla, y con ello se le falta el respeto al rival, lo cual es inaceptable. 

Algo que no consideró Samuel, el jugador del Fluminense sub 20. Al marcar el 5-3 definitivo de la final de la Taça Rio del Campeonato Carioca de la categoría, hizo explotar de rabia a los contrincantes.

TVFerJ

Con el 4-3 en el marcador, y sólo minutos para que se acabara el último encuentro de la competencia, Vasco da Gama se avocó enteramente en el arco rival, dejando el propio completamente desprotegido.

Dicha ausencia la aprovechó Samuel, quien quedó completamente a arco descubierto. Y en vez de cerrar el encuentro y celebrar con los suyos, manteniendo la mesura, el futbolista hizo un burlesco baile en la boca del arco.

La reacción de los contrincantes no se dejó esperar. Mientras el jugador celebraba con sus compañeros y la banca -y repetía sus pasos de baile-, los de Vasco se abalanzaron sobre él en busca de explicaciones (?). Los futbolistas del «Flu», en tanto, intentaban proteger a su colega de lo que sería una golpiza segura.

Por si fuera poco, los torcedores también entraron a la cancha, generando caos en el césped y las tribunas.

Una competencia que busca promover a los jóvenes y los valores del fútbol brasileño y que terminó de la peor manera porque uno de ellos no supo respetarlos. Hay cosas que están dentro de la «sazón futbolera» y otras, como este pequeño baile, que es mejor evitar por respeto al rival. Claro, el llamado es también a no reaccionar con tanto encono ante situaciones que van más allá de lo futbolístico. 

Por ello, es mejor bailar en la cancha. Y en sentido figurado.

Puede interesarte