Por Vicente Quijada
8 mayo, 2018

En un avance trascendental en pos de la igualdad de genero en el deporte, el país oceánico tomó una revolucionaria -pero necesaria- medida, con el fin de equilibrar los incentivos que recibían sus selecciones. Así, los neozelandeses se suman al caso de Noruega y Dinamarca, y esperamos que sean muchas más las que sigan su ejemplo.

Pareciera lo lógico, pero no es así. En casi la totalidad de las federaciones futboleras del mundo, la diferencia de trato para la selección masculina y la femenina es abismal. En estos tiempos modernos aún escuchamos excusas que dictan que es “un deporte de hombres”, que tienen más palmarés o historia practicando el fútbol, para justificar la diferencia en los pagos, los premios y hasta en cómo viajan las jugadoras.

Sin embargo, al menos en Nueva Zelanda -y antes en Dinamarca y Noruega-, esto se acabó. Por fin. La federación de dicho país llegó a un acuerdo para que las futbolistas reciban el mismo sueldo, premios y ganancias por derechos de imagen, que sus pares masculinos. Incluso viajarán en primera clase, un beneficio hasta hace poco exclusivo de los hombres -aunque no lo crean-.

AFP

“Es importante que los esfuerzos de las mujeres sean finalmente reconocidos”, espetó la delantera neozelandesa Sarah Gregorious, en respuesta a la medida adoptada por la Federación.“El anuncio que hoy hacemos significa que nosotros, como organización, estamos comprometidos con la paridad en el juego entre hombres y mujeres”, exclamó Andy Martin, director ejecutivo de la NZF. “Queremos que nuestro deporte siga creciendo en todas las áreas”, manifestó.

Martin no se quedó ahí y afirmó que las seleccionadas son “un ejemplo para las 30.000 jugadoras del país”, por lo que es “importante reconocer su contribución”.

La selección femenina de dicho país, conocida como Football Ferns -helechos-, se ha ganado dicho reconocimiento con su gran rendimiento, el cual las tiene 20º del mundo, a pesar de “sólo” ganar competencias continentales. Los “all whites” -selección masculina-, en cambio, están en el puesto 133º del ranking FIFA. Aún así, más allá de los méritos, resulta inconcebible que exista una diferencia así de abismal entre ambos elencos, por lo que la medida resulta ser una necesidad más que un premio. Y así lo entendieron también en Dinamarca y Noruega donde, con métodos parecidos, acordaron igualar los sueldos entre los sexos.

Brendan Moran

En 2017, ambas selecciones masculinas -primero los daneses- acordaron entregar parte de su sueldo a su par femenino, con el fin de acortar dicha injusta brecha. Ejemplo que ahora siguió Nueva Zelanda.

Y no es la única medida, porque antes habían creado la Copa Kate Sheppard y expandieron la Liga Nacional para darle más realce al fútbol femenino. “Este es el primer acuerdo que se alcanza de este tipo y esperamos que anime a otras organizaciones a adoptar una medida similar”, disparó Ngata, entendiendo que estos cambios deben ir incluso más allá del deporte.

New Zealand Football

“Es una línea sagrada que hemos trazado en la arena”, exclamó la seleccionada Gregorious. Una línea que, esperamos, se dibuje también en el resto del mundo.

 

 

Puede interesarte