Por Vicente Quijada
6 junio, 2018

A pesar de ser titular durante parte de las clasificatorias, en la Confederaciones y de mantener un gran nivel en Barcelona, el meta tendrá que ver los encuentros desde el banquillo. El capitán regresó e, incluso volviendo de una lesión de 8 meses, es la prioridad de Löw. ¿Se lo merece?

A mediados de septiembre se encendieron las alarmas en Alemania. Manuel Neuer, el fantástico portero del Bayern y capitán del Mannschaft campeón del mundo, se había fracturado el pie izquierdo -otra vez- y estaría de baja por un año. Si bien las fechas calzaban justo con la Copa del Mundo, no dejaba de ser preocupante la falta de ritmo con la que llegaría el meta.

Aún así, los teutones contaban con otros arqueros de gran calidad, como Bernd Leno del Bayer Leverkusen, Kevin Trapp del PSG o Marc André Ter Stegen, del Barcelona. Es más, fue precisamente este último en encargado de tomar la posta del “1” tras su lesión. 

Reuters

Así, el blaugrana, que ya había sido el elegido durante la Copa Confederaciones -con el afán de probar otros jugadores-, se asentó en el arco desde septiembre en adelante, jugando 3 encuentros clasificatorios -el restante lo jugó Leno- y 2 amistosos. Sin embargo, el del Múnich, que no jugó ni un sólo encuentro desde mediados de septiembre 2017, volvió para el amistoso ante Austria y, a pesar de la derrota 2-1, tuvo una buena presentación.

Joachim Löw, el entrenador que comandó a Alemania a su Copa del Mundo en 2014, ya confirmó al meta de 32 años como el titular en Rusia y Ter Stegen no pudo ocultar su tristeza. “Cuando uno ha jugado toda la temporada y ha mantenido siempre el máximo nivel, es una situación decepcionante”, explicó quien defendiera el arco blaugrana en 48 ocasiones, recibiendo sólo 49 tantos en este ciclo y manteniendo 24 veces -la mitad de sus apariciones- la valla invicta. 

“Intento ser una ayuda para Manuel”, lanzó el meta de 26 primaveras quien, a pesar de su decepción, respetará la decisión del DT. Más que mal, aún le queda tiempo por jugar con su país. “Es increíblemente maduro. Muy estable. Si tiene un error no le afecta y mantiene su nivel”, fueron los elogios del entrenador para el suplente, su segunda opción en portería.

ActionPictures

“No estoy especialmente preocupado. No tomo más riesgos que los otros jugadores”, fueron, en tanto, las palabras de Neuer, quien admitió que nunca temió por su participación.“Siempre creí que iba a jugar este Mundial y no he querido tomar ningún riesgo”, explicó, para lo cual se dedicó absolutamente a su recuperación y no jugó ni un sólo encuentro hasta este sábado ante Austria.

“Cada entrenamiento es una prueba para mí. Si no tengo buenas sensaciones, se lo digo al entrenador. El éxito del equipo es la prioridad absoluta”, sentenció. Su pie izquierdo ha sido un problema constante durante los últimos años de carrera, llevándolo a operarse ya 3 veces en dicha zona. De ahí que la precaución sea clave de cara a su rendimiento en Rusia.

EFE

“No nos dimos cuenta de que había estado parado tanto tiempo”, comentó el estratega alemán tras la derrota ante los austriacos. El “1”, con 75 presentaciones con la Mannschaft en el cuerpo, lucía como nuevo y listo para afrontar otro importante desafío, lo que trajo tranquilidad a las huestes alemanas.

A todos, menos al “22”. 

Puede interesarte