Por Vicente Quijada
16 abril, 2018

El conjunto monegasco cayó 7 a 1 en el Parque de los Príncipes y debió soportar la humillación de ver al rival levantar el título de la Ligue 1.

Es el minuto 86′ en el encuentro entre el París Saint Germain y el AS Mónaco y en el Parque de los Príncipes se vive una fiesta. En el marcador un 7-1 engalana el duelo, tras el séptimo gol de Julian Draxler. Antes, Lo Celso, Di María -ambos en 2 oportunidades-, Cavani y Falcao en propia puerta habían anotado, cerrando así la Ligue 1 a favor de los parisinos. 

La hinchada visitante, Rouge et Blanc, en cambio, veía como su equipo vivía un desastre y era despojado del título de campeón con una humillación pocas veces vista.

AFP

Es verdad que el conjunto monaguesco debió ver como su gran estrella, Kylian Mbappé, era vendido al rival más fuerte de la liga francesa, como también sufrió las partidas de Bakayoko, Mendy y Bernardo Silva. Aún así, los dirigidos Leonardo Jardim tienen con qué dar la pelea en Francia -llegaron Keita Baldé, Pellegri y Tielemans-, razón por la cual están segundos y con la plaza europea prácticamente asegurada. 

Aún así, la directiva del club entendió el sufrimiento que vivieron sus fanáticos y tuvo un gesto pocas veces visto.

“El Mónaco ha tomado la decisión de pagar la entrada a los aficionados Rouge Et Blanc -el nombre de la hinchada- desplazados hasta París. Las modalidades de pago serán comunicadas a principio de semana” informaba la entidad a través de sus redes sociales, en un gesto que fue aplaudido por el mundo fútbol.

“Los aficionados son los únicos que han estado a la altura y eso es de agradecer. Para nosotros fue algo catastrófico, pero ellos empujaron al equipo. Haremos todo lo posible para que se sientan orgullosos en el próximo partido”, afirmaba el vicepresidente del AS Mónaco, Vadim Vasilyev. Una medida que no estamos acostumbrados a ver en este deporte, pero que habla muy bien de la autocrítica que realiza el club, considerando que los monegascos eran los actuales campeones, contaban con una plantilla preparada y fueron vapuleados por uno de los grandes rivales que tienen en la Ligue 1.

Reuters

Un alivio para una fanaticada que ya debió ver como el PSG les arrebataba la Coupe de la Ligue, tras un contundente 3-0. A ello se le suma la pobre campaña en Champions, donde quedaron eliminados -y últimos- en fase de grupos tras sumar 4 derrotas y 2 empates. 

Un gesto para imitar.

Puede interesarte