Por Vicente Quijada
4 mayo, 2018

De las 4 semifinales en Europa, en 3 sufrieron de la impericia de los jueces y sus correspondientes -y negativas- consecuencias-. Si no fuera por esos yerros, ¿estarían el Salzburg, la Roma y el Bayern en la final?

Primero fue en el Madrid-Juventus, en cuartos de final. Un polémico penal de Benatia sobre Lucas Vázquez dividió al mundo del fútbol y puso en la palestra un tema cada vez más urgente: la inclusión del VAR en las competiciones de la UEFA. 

En semifinales la cosa fue empeorando. El elenco español nuevamente se vio favorecido, pero esta vez ante el Bayern, cuando el juez turco no dictaminó penal una mano de Marcelo. Al día siguiente, una mano de Alexander-Arnold, del Liverpool, ensuciaba la llave entre ingleses y romanos. Y ayer, en una de los cruces de Europa League, volvió a ocurrir.

El 2-0 iluminaba el marcador del Red Bull Arena, casa del Salzburg de Austria, y el partido se encontraba en la prórroga por los 2 tantos que había anotado en la ida el Olympique de Marsella, hoy visitante. Minuto 116′ del partido y un disparo sin riesgo de Zambo-Anguissa da en su compañero, Ocampos, desviándola hacia el fondo de la cancha. Pero el juez ruso, Sergei Karasev, no lo vio como tal y dictaminó que era tiro de esquina para el club francés. Nunca lo hubo.

Aún así, Payet fue hasta el córner y sirvió un centro perfecto que cayó en los pies de Rolando, el central que había entrado hace sólo 15′, quien marcó colocando el balón en el poste derecho del portero. Era el 1-2 y la clasificación para los franceses.

Tras el cobro, los jugadores locales espetaron al árbitro, sin éxito, lo que los fue frustrando a medida que avanzaban los escasos minutos que quedaban. Y fue por ello que, 3 minutos más tarde, Haidara -quien había marcado un golazo- se ganó la segunda amarilla y abandonó la cancha. Ya era demasiado tarde para Rose y sus dirigidos, que veían como un tiro de esquina inexistente acababa con su inusitada campaña.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo.

“No puedo esperar más por el VAR”, fueron las palabras, tras el encuentro, de Rudi García, técnico del elenco francés (!). El DT visitante, a pesar de ser favorecido por la última decisión referil, vio a su equipo complicado por errores previos del árbitro ruso. “De esa forma no tendríamos que hablar sobre el segundo gol del Salzburgo, donde tenían un hombre en fuera de juego. No tendríamos que discutir el penalti que no nos dieron por unas claras manos en el área, o del córner que facilitó nuestra clasificación y que debería haber sido saque de puerta”, detalló el francés.

“El VAR pondrá fin a todo esto”, cerró el entrenador que, incluso victorioso, sabe de lo perjudicial que están siendo los errores para el fútbol y su prestigio.

Reuters

En febrero de este año, Aleksander Ceferi, presidente de la UEFA, explicó que el sistema de videoarbitraje no sería aplicado en las competiciones UEFA aún, o al menos no en la siguiente, debido a que aún hay “mucha confusión” al respecto. El VAR, que debutó en el Mundial de Clubes de 2016 y se ha ido insertando poco a poco en el deporte rey, estará presente en la próxima Copa del Mundo. 

¿Será hora de que la UEFA también lo utilice?

Puede interesarte