Por Vicente Quijada
27 abril, 2018

A pesar del éxito en la competición local, la inversión que realizó el club parisino apuntaba a la Orejona. Por ende, el español decidió dar un paso al costado tras 2 años en Francia. Mientras, el banco del PSG ya tiene a sus posibles dueños.

Se veía venir. Cuando el PSG cayó eliminado ante el Real Madrid, en octavos de final de Champions, se dictó la sentencia: Unai Emery no seguiría al mando del club francés, en especial porque su contrato vencía y el gran objetivo europeo se había escapado. Una vez más.

Y es que a pesar de los 6 títulos locales -una Ligue 1, una Copa de Francia, dos Copas de la Liga y dos Supercopas-, la generosa inversión de los dueños del PSG apuntaba a la Orejona. Una que el español no pudo alcanzar tras sucesivas caídas ante -paradójicamente- clubes ibéricos.

AFP

«Tuvimos una reunión entre tres amigos -en referencia a Antero, director deportivo, y Al-Khelaifi, el presidente- y decidimos que era lo mejor para todos. Me iré de aquí mantiendo una buena relación con todos, con su respeto», manifestó el ex técnico del Sevilla en conferencia. «Agradezco a los jugadores, al presidente, a Antero, a los jugadores, a los hinchas», declaró, cerrando así su ciclo y partiendo a final de temporada. 

Al momento de recordar sus episodios más críticos en la entidad parisina, el técnico se quedó con dos: los primeros 6 meses en el club y la dolorosa eliminación ante el Barcelona, en 8vos de Champions del 2017. «Esa eliminatoria fue difícil, después de nuestro gran partido en la ida. Luego perdimos allí, con ese arbitraje», comentó, en referencia a la llave que empezaron ganando por 4-0 en casa, para luego ser eliminados con un contundente -y polémico- 6-1 en España. 

AFP

Otro de los temas que trascendió durante su estadía en Francia fue su relación con Neymar, quien no se adaptó fácilmente. Primero tuvo problemas con Cavani y luego se lesionó de gravedad y se «escapó» a Brasil, friccionando su relación con el entrenador. «No fue sencillo», comentó el español sobre el primer año de Ney en París. «Los cambios nunca son fáciles», explicó , quien incluso le dejó un mensaje al «10» del Scratch: «Le digo a Neymar que siga con la naturalidad con la que vive»

Pero, ¿qué pasará con Emery? Su carrera probablemente seguirá en España, donde se ha especulado sobre un acercamiento entre el tricampeón europeo con el Sevilla y la Real Sociedad. Es más, hace unas semanas declaraba: «en el presente o en el futuro, la Real siempre me gustó», dejando en claro hacia donde partirá.

AFP

En tanto, la banca del PSG no quedará vacía. Incluso antes del sospechado anuncio de Emery, el reemplazante ya estaba listo. Se trata de Thomas Tuchel, ex técnico del Borussia que cosechó dos muy buenas temporadas en Dortmund, para luego ser despedido por diferencias con la dirigencia del club en mayo de 2017. Pero el alemán no llegará solo.

Junto con él, es probable que arribe un nuevo director deportivo en desmedro de Antero Henrique, quien poca voz tuvo a la hora de elegir a Tuchel. Su reemplazo será, si es que acepta, nada más ni nada menos que Arsene Wenger, el mítico -ahora ex- DT del Arsenal. Anunciada su salida hace unos días, el francés podría tener una nueva función en París, donde su ojo clínico para fichar y manejar el club serán de gran ayuda. 

¿Será suficiente para, ahora sí, conquistar la Orejona?

Puede interesarte