Por Vicente Quijada
23 mayo, 2018

Para el Mundial de 2014 aún no debutaba profesionalmente, y sólo jugaba en la categoría sub 17, por lo que en vísperas de la cita en su país salió a contribuir con el ambiente festivo. 4 años más tarde, es el “9” titular de Tite y fue retratado en las calles que creció.

Había expectación en el Estadio Olímpico de Berlín. Los locales se enfrentaban a Brasil por primera vez desde el histórico 7-1, y los sudamericanos querían vengarse en suelo alemán por tamaña humillación. Claro, es sólo un amistoso, pero los 78 días que restan para el Mundial le dan al encuentro un componente extra: es una prueba de fuego. 

Y para ello, Tite mandó al campo a sus mejores exponentes, excepto Neymar, fuera por lesión. Entre ellos, un joven ariete de 20 años, uno que hace rato acapara miradas, fue el encargado de acabar con el invicto de los alemanes.

Minuto 37, y un preciso centro con rosca de Willian encontró la cabeza de Gabriel Jesús. De esta manera, el delantero del Manchester City anotaba su noveno gol desde que debutó en el Scratch en septiembre de 2016, cuando sólo tenía 19 años. Un tanto que también viene a sellar su nombre en la lista definitiva de Tite, de cara a la Copa del Mundo en Rusia.

Así, el joven ariete compartirá vestuario con figuras de la talla de Neymar, Marcelo, Thiago Silva y Dani Alves, quienes ya dijeron presente en el Mundial 2014. ¿Qué hacía Gabriel Jesús en ese entonces?

Instagram/@dejesusoficial

Con 17 años, el nacido en Sao Paulo aún no debutaba a nivel profesional en el Palmeiras, pero si era la sensación del torneo juvenil estatal, con 37 tantos en tan sólo 22 encuentros. A pesar de ello, el chico era humilde, y junto a sus amigos, pintaba con los colores de la Copa del Mundo las calles de Jardim Peri, el barrio en que se crío.

En ese entonces no sabía que, 4 años después, estaría de visita en el mismo lugar, pero esta vez para agradecer el mural que la comunidad -en conjunto con Adidas- pintaría en homenaje a él. Ahí mismo, en las calles que antes adornó.

En 2015 empezaría todo, con su debut en el primer equipo y al año siguiente, marcaría 13 goles en 23 apariciones y sería campeón, llamando la atención de los grandes de Europa. Su velocidad y calidad frente a los tres palos lo llevaron a firmar por el Manchester City, bajo el mandato de Pep Guardiola.

Y si bien apareció poco, por culpa de las lesiones, logra marcar 7 veces en 10 duelos. A esa altura ya era una pieza inamovible del DT español, quien lo comparó a Ronaldo, el “9” más letal de Brasil, pero con un detalle. “Sigo pensando que corre demasiado con el balón. Cuando consiga correr menos con balón se convertirá en un jugador parecido a Ronaldo”, aclaró. Y por si no fuera suficiente, también lo igualó a Eto’o, ya que “ayuda en la presión como nadie. Y en el área es un goleador”.

La confianza de Pep ha dado resultado, con un Gabriel Jesús que, amen de la nueva lesión que lo aquejó esta temporada, ha marcado ya 11 veces, al tiempo que ayuda en la construcción del juego de los “ciudadanos”.

AP

Por eso es el delantero titular de Tite, en desmedro de otros arietes destacados como Roberto Firmino. En Rusia, su primer Mundial, tendrá su verdadera prueba de fuego. Y no será pintando las calles.

 

Puede interesarte