Por Vicente Quijada
5 junio, 2018

Desde la final de Champions, y las polémicas que protagonizó con el extremo y el portero, el central del Real Madrid sólo había comentado, escuetamente, a través de Twitter. Ahora dejó salir todo lo que se guardaba, le restó gravedad a las lesiones y hasta acusó cierta persecución, ¿estará en lo cierto?

Sergio Ramos, a pesar de ser campeón, no lo ha pasado tan bien tras la final de la Champions League. La lesión de Salah, tras un forcejeo con el central, y el posterior golpe que le habría causado una conmoción al portero Karius, han puesto al zaguero en el ojo del huracán. Desde demandas, firmas en su contra y hasta una acusación de la entidad europea de Judo ha tenido que aguantar el “4” del Real Madrid.

Pero no sólo eso. Durante estos días, y según informó Sport, el defensa y su familia han recibido amenazas de muerte vía teléfono, por lo que se habrían visto obligados a cambiar sus números. A pesar de todo, Ramos no se había referido al tema más allá de su tweet tras el partido, hasta hoy. 

“Le han dado una bola al tema de Salah”, empezó diciendo algo molesto, cuando se le preguntó sobre un eventual cruce con Egipto en 8vos de final. “No quería hablar del tema porque al final se magnifica, pero viendo la jugada bien, él me agarra primero del brazo y yo caigo al otro lado. De hecho, se lesiona el otro brazo y dicen que le hago ahí una llave de judo”, explica el central, quien comentó el tema en un acto de la selección española.

Ramos fue más allá, e ironizó sobre la conmoción cerebral que le habría causado a Karius previo al gol de Benzema, la cual fue confirmada por los médicos ayer. “Después el portero dice que estaba conmocionado por un choque conmigo. Ya sólo falta que Firmino diga que estaba resfriado y fue porque le cayó una gota de sudor mía”, disparó entre risas, en una declaración que de seguro generará escozor entre los hinchas del Liverpool.

https://twitter.com/EloyLecina/status/1004005499208130566

“He hablado con él por mensaje y estaba bastante bien”, comentó, en referencia al egipcio, quien finalmente si irá al Mundial, aunque corre riesgo de perderse el debut ante Uruguay. “Si se hubiese infiltrado podría incluso haber jugado la segunda parte, yo en ocasiones lo he hecho”, declaró, lanzando otra bomba.

Decisión que hubiera sido complicada para el extremo, considerando que la Copa del Mundo estaba a la vuelta de la esquina y él, más que nadie, es fundamental para su selección.

AFP

“Tampoco ha sido para tanto”, esgrimió el central, bajándole el pelo a la situación. “Parece que cuando lo hace Ramos siempre se destaca un poco más. No sé si es que cuando estás en el Madrid y ganas tantos años, la gente lo mira de otra manera”, declaró, acusando persecución, quien ya ostenta 9 títulos locales -4 Ligas- y 10 internacionales -4 Orejonas- en sus 13 años con el madridismo. En ese período también se convirtió en el jugador con más tarjetas en la historia de la Champions, con 36 amarillas y 3 rojas, y el más expulsado de La Liga, con 19. 

¿Tendrá razón?

Puede interesarte