Por Vicente Quijada
4 abril, 2018

Cuatro años después de la hazaña, “Chiquito” contó cuáles fueron sus palabras antes del histórico “hoy te convertís en héroe”.

El 0 en el marcador se extendió durante los 120 minutos que duró la semifinal entre argentinos y holandeses. Se respira la tensión en el Arena Sao Paulo, a instantes de comenzar la tanda de penales que entregará boletos para el último partido de la Copa del Mundo en Brasil. Los entrenadores apuntan el orden de pateadores, mientras algunos jugadores descansan o se estiran esperando el momento culmine de aquel duelo.

En pleno césped se ve a Javier Mascherano, figura esa tarde, hablándole con euforia a quien será un protagonista clave de los penales, el arquero Sergio “Chiquito” Romero. La transmisión alcanza a tomar el final de aquella conversación, cuando el “14” anima al “1” y le dice “hoy te convertís en héroe”.

Javier García

Tras la arenga, vendría el momento definitivo. Primero iría el defensa Ron Vlaar, quien patearía fuerte y levemente a la derecha. Romero, inspirado, tapó el remate y celebró con sus brazos empuñados. Sabía lo importante que era empezar así. Luego anotó Messi, también Robben con un tiro esquinado, Garay para aventajar a la albiceleste. Con el tiro de Sjneider, clave para las aspiraciones europeas, vendría la brillantez del portero. Es un balón fuerte y a su derecha que “Chiquito” logra tapar con un astuto salto. Nuevamente los puños y el grito descarnado, esta vez acompañado de los hinchas argentinos que saltaban en la tribuna. Agüero pondría el 3-1 y luego Kuyt anotaría para mantener la fe holandesa.

No sería suficiente, ya que el experimentado Maxi Rodríguez haría lo suyo, sacando pasajes para la final en el Maracaná. Pero los abrazos no serían para él, si no que para Romero, el héroe de la jornada.

AP

Entonces, ¿qué le dijo “Jefecito” antes de aquel impecable presentación bajo los tres palos? “Él arranca diciéndome que no importaba todo lo que había sufrido el último año con todas la críticas que había recibido porque había jugado poco, que era mi momento, que era el momento en el que mi historia se iba a dar vuelta. Y me termina diciendo ‘a partir de hoy te convertís en héroe'”, contó Romero en conversación con Infobae.

Y vaya que lo fue porque, a pesar del posterior fracaso ante Alemania, esa jornada quedará grabada en la memoria de millones de argentinos.

Y no fue el único, ya que Masche también comentó la situación que vivió con el portero. “Me torno bastante pesado en algunas circunstancias. A veces, se ven. A veces, no. Pero siempre con el ánimo de ayudar, de tratar de ser positivo. La gente se cree que nuestra vida es maravillosa. Y, muchas veces, nos encontramos en la soledad. En la derrota, en los momentos duros, no es fácil encontrar a las personas de las que te podés rodear”, reflexionó el “14”, que en ese momento fue el empuje que necesitaba el portero argentino.

AP

Uno que ha sabido ganarse su puesto, a pesar de las rotaciones de Sampaoli. No por nada es el arquero con más partidos jugados con la albiceleste -94-, 12 de los cuales fueron en Copas del Mundo, superando por lejos a Ubaldo “el Pato” Fillol, quien lo sigue con 58 cotejos disputados.

Pero esa tarde, más que nunca, “Chiquito” se hizo grande.

Puede interesarte