Por Vicente Quijada
10 abril, 2018

Los Diablos Rojos perdían por 2 goles y el archirrival daría la vuelta en su cara, pero tras volver de los vestuarios el equipo fue otro.

Este sábado se vivió una jornada memorable en el Etihad, de esas que una revisa en el compacto de fin de año. Clásico de Manchester en la casa de los «Ciudadanos», quienes tenían todo para dar la vuelta en la cara de su archirrival. Y tras los tantos de Kompany y Gündogan, en el 35 y el 31′ respectivamente, la fiesta estaba en camino. 

Pero los Diablos Rojos tenían un orgullo que proteger y en el segundo tiempo salieron a arrasar con los dirigidos de Guardiola.

AFP

Con una contundente actuación de Sánchez, un impecable Pogba -que anotó los dos primeros goles de la remontada, Smailling hizo el tercero- y un De Gea espectacular, el United se llevó los 3 puntos de visita. Una remontada inesperada, no sólo por la calidad del rival y el marcador adverso, si no que también por el nivel que estaban mostrando los dirigidos por Mourinho hasta ese entonces.

La respuesta está, tal como lo suponíamos, en la charla que tuvieron en el entretiempo, dirigida por un veterano como Michael Carrick -quien ahora ayuda en el staff técnico- y Ashley Young, quien ya lleva 7 años -y 5 títulos- en el club.

Según reveló The Times, el lateral aleonó a sus compañeros en el vestuario diciéndoles que los hinchas del City le estaban gritando «olé» y humillándolos. «¿Aguantaremos eso? Recuerden su responsabilidad con los fans y el escudo. Mostremos orgullo y peleemos por el otro», fueron las emotivas palabras de Young, a las cuales se sumó Carrick.

AFP

«No hablamos mucho de tácticas, si no que sobre nuestro orgullo», comentó Ander Herrera sobre la vital conversación que tuvieron. «Me sentía mal por los hinchas en la primera mitad porque iba a ser un día difícil para todos ellos, pero este es el Manchester United y nadie nunca debería subestimarlo», afirmó el volante.

Sin embargo, ese no fue el único ingrediente necesario para cocinar la remontada. Mourinho también hizo lo suyo, dándole una indicación fundamental a Alexis. Que «conectara» el medio campo con el ataque fue la instrucción del DT y el «7» así lo hizo, participando de los 3 goles y asistiendo directamente, con impecables centros, en 2.

Reuters

Así fue como, apelando al orgullo, la jerarquía y la insignia histórica que llevan en su camiseta roja, que el United logró aguarle la fiesta al clásico rival. Una fiesta que, lamentablemente para los Diablos Rojos, llegará sí o sí en las próximas semanas.

Puede interesarte