Por Vicente Quijada
13 mayo, 2018

Con sólo 21 años, el ghanés se despachó un contundente hat trick, el primero de su carrera y con golazo incluido, ante los campeones de la Liga. Pero no han sido las únicas victimas. También se ha dado el gusto de marcarle al Real Madrid, al Porto y al Benfica. Habrá que echarle un ojo.

Recién pasó media hora en el Ciutat de Valencia y el encuentro ya está cuesta arriba para el actual campeón, que más allá de los puntos, estaba en busca de un preciado objetivo: el invicto. Pero al frente tenía a un rebelde Levante y un aún más desatado Emmanuel Boateng, el ariete ghanés de 21 años. Con una particular máscara negra, por una fractura en el pómulo que sufrió hace más de un mes, el goleador ya sentenciaba el duelo para los locales con un doblete. 

A los 8′ esperó el balón en la boca del arco y, con algo de suerte, no la echó afuera y entró gracias al travesaño. 22 minutos después anotaría con bastante más elegancia. Pelota larga que encuentra al africano al borde del área, se saca con habilidad a Ter Stegen y luego, usando su corpulenta figura, se saca de encima a Yerry Mina y marca el 2-0. Boateng nuevamente le amargaba la tarde a un grande.

Y lo haría con aún más ahínco ante los blaugranas, anotando el 4-1 en el 49′, con una ajustada definición por bajo. Era el primer hat -trick de su novel carrera, y con él estaba acabando con el sueño del invicto, ya que luego marcaría Bardhi, su segundo personal, para dejar las cosas inalcanzables para los campeones. Coutinho, por 3, y Suárez, intentaron acortar esa brecha y darle algo más de dignidad a este fracaso, en lo estadístico, para el Barcelona. 5-4 sin mérito en lo deportivo, pero sin duda uno importante en la trayectoria del futbolista granés.

Quien partiera en el fútbol de su país, llegó al Río Ave, de la Liga NOS de Portugal, con sólo 18 años. Con sólo 2 anotaciones, pasó a las filas del Moreirense, de la misma competición, donde tuvo una mejor producción y llamó la atención de los levantinos. Si bien fueron 10 goles solamente, dos de ellos se los anotó al Benfica y uno al Porto, mostrando desde ya su predilección por los equipos de mayor jerarquía. Ya en España, tras fichar por los granotes esta temporada, le marcó al Real Madrid, en el empate 2-2 del 2 de febrero del presente año. Luego, se dio otro “gustito”: descender al Málaga, con una anotación suya en el último suspiro del duelo.

GTRES

Aquel 19 de abril, además, había vuelto a pesar de los pesimistas diagnósticos sobre su lesión en el arco zigomático -a un costado del cráneo-, los cuales apuntaban a finales de mayo para su regreso. El ghanés no tomó en cuenta precauciones, se puso la máscara y salió a hacer lo que mejor sabe: marcar goles.

La idea tampoco es enaltecerlo antes de tiempo, más si consideramos que sólo ha marcado 6 goles en la presente temporada, 3 recién hoy, cuando ya sólo queda una fecha para el final. Aún así, no podemos dejar de elogiar dicho hat trick, uno que el Barcelona no recibía desde hace 13 años en Liga -en 2015 Aduritz le anotó 3 en la derrota 4-0 de la Supercopa-, cuando en 2005 Diego Forlán lo logró, con la camiseta del Villarreal. En esa ocasión, eso sí, los catalanes sacaron un resultado que los habría servido para el récord: empataron 3-3.

Angel Sanchez

Porque sí, sólo quedaban 2 fechas para lograr aquel codiciado invicto, ese que logró por última vez el Real Madrid en 1932, cuando los torneos eran de 19 encuentros y no 38, como en la actualidad. Y 2 años antes, el Athletic Bilbao, siendo los únicos en conseguirlo. El elenco culé dejó escapar, entonces, una oportunidad única de alcanzar la hazaña con las condiciones de hoy. Un fracaso que estuvo condicionado por 2 factores trascendentales. Por un lado, la ausencia de su gran goleador, el conquistador de la Bota de Oro con 34 goles, Lio Messi. El argentino ya está con Rusia en la cabeza y, sin competencia por el premio anotador tras el fin de la Premier -Salah sólo llegó a los 32-, decidió descansar.

AFP

Y por el otro, el gran estado de forma del Levante quienes, desde que llegó Paco López a la banca, han sumado 7 victorias, 2 derrotas y tan sólo un empate. Es más, no ha perdido en casa y han batido a equipos como el Sevilla y el Betis, por lo que habrá que estar atentos a su rendimiento la temporada entrante. 

Y más aún de su enmascarado ariete, ese que ya está tomando una sana costumbre. La de matar gigantes.

Puede interesarte