Por Vicente Quijada
16 abril, 2018

Un registro muestra qué hicieron los astros tras los tantos de la Roma y la Juventus, en los difíciles encuentros que vivieron la semana pasada. ¿Será la actitud de Ronaldo la clave del éxito en el Madrid?

Lionel Messi y Cristiano Ronaldo no son solamente los mejores futbolistas de la última década, si no que también los líderes indiscutidos de las caras opuestas del fútbol español: Barcelona y Real Madrid, respectivamente. Y como tal, son fundamentales a la hora de enfrentar partidos decisivos, como los que vimos en la última jornada de Champions.

Duelos que, con resultados similares, tuvieron desenlaces completamente opuestos. ¿Habrá sido por el liderazgo -o no- de sus estrellas?

En el registro presentado por el programa “El Chiringuito de Jugones” se puede apreciar con claridad cómo reaccionaron, tanto Ronaldo como Messi, a los goles que sufrieron sus equipos. Primero fue el argentino que, con un 4-1 a cuestas, llegó al Olímpico de Roma confiado de asegurar una plaza en semis. Pero la sorpresa se instaló en Italia y, tras los goles de Dzeko, De Rossi y Manolas, los romanos se impusieron y eliminaron al Barcelona.

Lio prácticamente no vio el arco, excepto una oportunidad pérdida en el 86′, y se le vio muy impreciso y poco participativo. Para peor, nunca mostró dotes de líder ni empujó a sus compañeros en pos de una remontada.

PA

¿Se estará cuidando para el Mundial, su gran obsesión? Eso se rumorea en la interna, pero la verdad es que al argentino no se le da tan bien la Champions como al luso. Es más, en todas las eliminaciones de los catalanes en Champions desde su debut en 2007 hay un factor común: Messi no anotó, ni en la idea ni en la vuelta. Algo que ha pasado ya en 9 ocasiones.

En el Santiago Bernabéu, en cambio, se vivió una situación bastante distinta. Los merengues también llegaban con una ventaja de 3 goles -ganaron 3-0 en Italia- y debían defenderla de local. Pero la Juventus salió con toda la fe que le entregaba la llave de sus compatriotas el día anterior y se la jugó por la remontada. Ronaldo, a diferencia de Lio, levantó a sus compañeros cada vez que sufrieron un tanto juventino e incluso les recordó que con sólo un gol sellaban la llave a su favor. El argentino, en cambio, miraba el piso mientras Piqué aplaudía rabioso. 

Por si fuera poco, fue el luso quien marcó el gol definitivo, tras el escandaloso penal a Lucas Vázquez. ¿Será esa la diferencia entre el sino de estos dos elencos?

EFE

Algo que tiene que ver con cómo dosifican ambos jugadores, con Messi empezando siempre al alza para terminar algo complicado -dicen que teme una lesión antes del Mundial-, y con Ronaldo al revés. El portugués enciende la máquina en la segunda mitad de la temporada y eso se nota, con 40 goles desde cuartos de Champions en adelante, en comparación a los 16 que ha marcado el argentino en esas fases. Además, Ronaldo supera en 20 tantos -120- a Lio cuando se trata de esta competición.

Una estrategia que tiene al Madrid ad portas de su tricampeonato, y al Barcelona masticando su tercer fracaso consecutivo. ¿Cuestión de liderazgo?

Puede interesarte