Por Vicente Quijada
18 mayo, 2018

A pesar de que aún queda tiempo para la entrega de las nominas definitivas -el 4 de junio-, el siempre polémico DT del seleccionado galo ya anunció a sus 23 elegidos. A la esperada ausencia de Benzema, se suman las de buenos valores del fútbol europeo que cualquier país desearía tener. ¿Quién merecía entrar?

Didier Deschamps lo hizo otra vez. Afortunado de tener entre sus manos a una prodigiosa generación francesa, el seleccionador desistió de llevar a Rusia a algunos futbolistas que serían titularísimos en el 90% de los países del mundo. Ya sea por diferencias, lesiones o simplemente una cuestión de gusto, al estratega no le tembló la mano a la hora de tachar nombres.

Con el campeón de Europa, Antoine Griezmann, a la cabeza, la selección francesa liberó ayer a los 23 seleccionados que buscarán mejorar la impresión que dejó Francia en las últimos mundiales: 4tos de final en 2014 y fase de grupos en 2010.

AFP

El caso más emblemático es, sin duda, Karim Benzema, el talentoso delantero merengue de 30 años. “¿Benzema? Hace dos años, confiaba en los jugadores que respondieron a mi confianza. Puse al grupo al tanto de todo, tomo decisiones por el bien del equipo de Francia”, espetó ayer el entrenador galo, en relación al escándalo sexual que tuvo a Valbuena como víctima y al “gato” como complice del chantaje. 

A pesar de que el ariete bicampeón de Champions con el Madrid fue exculpado, Deschamps se resiste a convocarlo y desde el 2015, cuando marcó 2 y entregó una asistencia en el 4-0 sobre Armenia, que no ha vuelto a vestir la camiseta de su selección.

Reuters

Pero no es el único insigne jugador galo que no dirá presente en Rusia. Payet, quien salió lesionado por un problema muscular de la final de Europa League ante el Atlético de Madrid, tampoco fue considerado por el estratega. Esto, a pesar de que el jugador de 31 años fue vital en la gran -pero insuficiente- campaña francesa en la Euro 2016. 

La razón no es precisamente la dolencia, ya que el jugador del Olympique de Marsella alcanzaría a estar al 100% para la cita mundial.”Tiene un plazo de recuperación para ese tipo de lesión de tres semanas, pero como es un caso muscular hay un riesgo de reincidencia”, explicó.

Deschamps, simplemente, se decantó por jugadores de más músculo en el mediocampo como N’Zonzi, quien sólo ha vestidos 2 veces la camiseta de “les bleus”. Además del jugador del Sevilla, hay otros nombres no tan sobresalientes -al menos en lo mediático- que llegaron a la nomina, como Nabil Fékir –próximo jugador del Liverpool, probablemente- y Florian Thauvin, “el nuevo Mozart”, una de las joyas marsellesas del finalista de Europa.

AFP

Afuera quedaron otros de grandes nombres y también sobresalientes campañas, pero extrañamente lejos del ojo del seleccionador. Laporte, de gran temporada en el City de Guardiola; Rabiot, sobresaliente en un PSG que fue exitoso a medias; Coman, el talentoso extremo del Bayern -lesionado hace un tiempo y con poco fútbol-; Lacazette, ya no tan contundente como en el fútbol francés, pero igual de efectivo en un ineficiente Arsenal y Lenglet, impasable defendiendo en la zaga del Sevilla.

Otros, en tanto, no tuvieron los minutos necesarios para alcanzar el ritmo competitivo que exige la competición planetaria. Digne, de pocos minutos en Barcelona; Gameiro, empujado al banquillo con el regreso de Diego Costa y Martial, eclipsado por la llegada de Alexis Sánchez en el United, no reunieron los requisitos.

Pero uno que sí completó una temporada extraordinaria, ganándose el puesto recién llegado a su nuevo club, fue Geoffrey Kondogbia. El mediocampista cuajó un año redondo, mostrando sus cualidades en los estadios de La Liga. “Si yo fuera seleccionador, habría ido a ver a varios futbolistas del Valencia en directo”, declaró Marcelino, entrenador del elenco español.

L’Equipe

“Yo hubiera hecho lo que hace Lopetegui. Pero cada uno tiene su forma de trabajar y cada una es respetable”; lanzó el estratega, en referencia a que el DT de la “Furia Roja” viaja con frecuencia a distintos países en busca de seleccionados. “Aquí hay futbolistas que hicieron un nivel altísimo. Ser seleccionador es muy complicado porque tienes muchas opciones y siempre habrá gente que pueda discrepar de la decisión final”, reflexionó al cierre, tendiéndole una tregua a Deschamps.

En 28 días, cuando los galos debuten ante Australia, podremos determinar si el técnico estuvo o no en lo correcto al dejar a estos grandes baluartes fuera.

Puede interesarte