Por Vicente Quijada
23 mayo, 2018

Desde que se anunció oficialmente que dejaría el Barcelona, varios clubes del mundo afilaron sus colmillos y billeteras con el fin de poder contar con el campeón del mundo entre sus filas. Y a pesar de que los rumores apuntaban fuertemente a la Superliga china, “el Cerebro” finalmente tomó otra ruta para seguir su carrera. ¿Será lo correcto para su final?

Ha sido un adiós más prolongado de lo que se esperaba, pero quizás necesario considerando la magnitud de quien se despedía. En el minuto 82′ del encuentro entre el Barcelona y la Real Sociedad, Andrés Iniesta dejó el césped del Camp Nou por última vez. Ovacionado a rabiar por la fanaticada culé, quien acumulara 31 títulos en 22 años como blaugrana, se despidió definitivamente del club de sus amores.

Un final que empezó a mediados de temporada, cuando el cuerpo le dijo a “el Cerebro” que ya no podría rendir al máximo nivel con los catalanes. Pero lo hizo, incluso hasta el último partido, dejando las últimas pinceladas de un astro incombustible en la final de la Copa del Rey, por ejemplo. Tras la eliminación en Champions a manos de la Roma se confirmó: Andrés dejaría al Barça, pero no al fútbol, y buscaría seguir su carrera alejado de la alta competencia.

“Todos los escenarios que no sean Europa podrían ser. Cuando acabe la competición ya decidiremos dónde vamos”, declaraba Iniesta el día de su conferencia final. No enfrentar a su querido equipo era también una de las premisas a la hora de buscar su futuro club, descartando de esta manera las intenciones de Guardiola de “repatriarlo”. Las primeras informaciones dirigían con fuerza su destino hacia la Superliga china, donde incluso tenía atado un negocio de vinos. Luego sonó Estados Unidos, con el Chicago Fire pujando por el “8” del Barcelona. Hasta Australia se asomó como una posibilidad.

Sin embargo, y tal como prometió, a menos de una semana de su último partido como blaugrana, Iniesta ya cerró el trato con su nuevo club: el Vissel Kobe, de la J1 League, la primera categoría del fútbol japonés.

https://www.instagram.com/p/BjIVcL_AmhW/?hl=es-la&taken-by=andresiniesta8

Una instantánea en las redes sociales del manchego bastó para confirmarlo. Apretando la mano de Hiroshi Mikitani, presidente de nueva entidad y de Rakuten, Andrés anunció el que sería el segundo club de toda su carrera. Es precisamente la relación del empresario con la multinacional de comercio lo que acercó a Iniesta a Japón, ya que dicha marca es también auspiciadora del elenco culé.

El futbolista de 33 años se fotografió viajando al país asiático, donde será presentado en Tokio este jueves y en Kobe, su nuevo hogar, el sábado. Su nuevo club dista abismalmente con el Barcelona, partiendo por los años de antigüedad. Mientras que los blaugranas tienen 119 años, el Vissel sólo 52 y su estadio, el Parque Misaki, es bastante más pequeño que el Camp Nou, con capacidad para 30 mil espectadores -en Barcelona entran 100-.

Aún así, hay ciertos hilos que atan al campeón del Mundo con su nuevo hogar. Cuando debutaron en primera división, recién en 1997, su gran estrella era Michael Laudrup. El danés, que jugó con los catalanes entre el 89′ y el 94′, es ídolo del manchego, a pesar de su posterior paso al Real Madrid.

AP

El club nipón, a pesar de su ausencia de títulos, quiere hacerse un nombre en Asia y el mundo, por lo que su nuevo dueño -quien salvó a la institución en 2003, sacándolos de la quiebra- ha invertido en grandes figuras del balompié, contratando a otro campeón del mundo en 2017: Lukas Podolski. 

“Iniesta es un gran jugador. Un futbolista así lo quieren en todos los equipos”, comentó hace unos días el alemán, quien acumula 5 tantos en 12 apariciones con los japoneses. “Si él viniera, eso sería genial. Jugar con futbolistas como él es un gran incentivo. Tenerlo como compañero de equipo sería increíble para mí”, manifestó el teutón, quien incluso escribió “nos vemos pronto” una vez que se enteró de la firma del español.

¿Será un cierre digno para la carrera de Andrés Iniesta?

 

Puede interesarte