Por Vicente Quijada
28 mayo, 2018

El astro portugués tuvo una noche muy curiosa en Kiev. No jugó como acostumbra y cuando tuvo la oportunidad de abrochar su gran participación en el torneo, un fanático le arruinó la jornada. Frustrado, se robó los focos con enigmático anuncio y una ególatra frase. ¿Se equivocó?

El Real Madrid ganó una final muy curiosa. Sin desmerecer la calidad de su plantel y la contundente presentación de Gareth Bale, en la que puede ser su despedida, los merengues alzaron la décimo tercera Orejona en un encuentro en que el Liverpool empezó mejor pero terminó cayendo por errores propios. La lamentable lesión de Salah tras la agresión de Ramos y los 2 clamorosos errores del portero Karius terminaron por decantar el duelo a favor de los españoles, 3 a 1. 

Pero no fue lo único extraño de la jornada. Cristiano Ronaldo, acostumbrado a lucirse en la competición, tuvo un deslucido partido y fue eclipsado por el gran rendimiento de sus compañeros. Con 30 segundos por jugar tuvo su última oportunidad de ver puerta y de sumar uno más a sus 15 tantos en el presente torneo, pero un fanático entró a la cancha y frustró lo que era su guinda personal para la torta.

Sin dicho premio, el portugués se llevó los focos de otra manera tras el duelo. “Fue muy bonito estar en el Real Madrid”, lanzó, causando el caos en medio de las celebraciones.

Reuters

En conversación con los micrófonos de BeIN, el luso profundizó en la enigmática frase. “Ahora hay que disfrutar, disfrutar con Zidane, todo el cuerpo técnico se lo merece. El futuro de los jugadores no es importante ahora mismo. En los próximos días voy a hablar. Estoy muy contento”, espetó. Y no hay que ser criptólogo para entender que con ello dejaba la puerta abierta para su salida, llevando la atención del triunfo recién conseguido hacia el posible éxodo de su máxima estrella.

Aún insatisfecho, el 4 veces ganador del Balón de Oro volvió a lanzar una sentencia para el bronce, pero esta vez enalteciendo su aporte en los títulos alzados y su conquista de la competición en respuesta a su ausencia en el marcador en Kiev. “¿Quién fue el máximo goleador de la competición este año? A lo mejor la Champions debería cambiar y llamarse CR7 Champions League. Tengo cinco Champions”, declaró con soberbia, recordando los 4 títulos europeos que levantó con su actual club, más el que conquistó en 2008 con el Manchester United.

“Por no marcar, me ves enfadado. Naturalmente en cada partido quieres marcar. No importa…¿quien tiene más Champions, más goles?..otra vez el mejor goleador. No puedo estar triste”, afirmó con seguridad. El portugués acumula 120 goles en el torneo, 97 triunfos, ha sido 6 veces el máximo artillero de la competición -con el récord de 17 el 14′- y ostenta también la racha más larga, de 11 partidos anotando.

Tras pasar por los vestuarios, el delantero volvió a tocar el tema, el cual ya era de máxima importancia para la prensa deportiva y profundizó en sus razones. “Las cosas no se arreglan sólo con dinero. No tengo envidia de nadie, mis compañeros me han ayudado a ganar los títulos individuales y colectivos”, explicó, deslizando que quizás el problema tiene que ver con la eventual llegada de Neymar por un alto precio, en contraste con su pospuesta renovación. “No puedo asegurar que vaya a seguir. No es que no me sienta valorado. No quiero borrar este momento, he ganado Balones de Oro -3 en el Real Madrid- gracias a mis compañeros. No es el momento correcto para hablar porque hemos hecho historia”, sentenció, aterrizando la situación y posponiéndola para cuando fuera correcto -aunque ya era algo tarde para ello-.

El luso, quien ha marcado 450 goles oficiales y alzado 16 títulos colectivos con los merengues, prosiguió con la incertidumbre y afirmó que “no podía asegurar que estaría el año que viene en el Real Madrid”. “Hablaré en los próximos días. No tengo nada que hablar con el presidente, yo le saludo siempre como un profesional”, disparó después, desatando el escándalo.

“Todo el mundo tiene derecho a hablar, pero aquí lo importante es el club”, contestó Florentino Pérez, lanzando el balón al córner. “Solo pensamos en lo que hemos hecho, sólo en eso. Cristiano se tiene que quedar sí o sí”, declaró por su parte Zinedine Zidane, en plena conferencia por el 13º título de Champions del conjunto madridista.

AP

Como era de esperarse, las dudas sobre la continuidad de Cristiano se tomaron las celebraciones en Cibeles, con la fanaticada exigiendo la estadía de su máximo goleador. “Gracias, chicos, y hasta el próximo año“, exclamó CR7 cuando fue su turno de tomar el micrófono, apagando -al fin- el incendio. Horas después, el Santiago Bernabéu le devolvía el gesto con un masivo grito “¡Cristiano, quédate!”. 

¿Lo hará o será la última Orejona de Ronaldo con el Madrid?

Puede interesarte